Advierten por los golpes de calor en las mascotas

 Advierten por los golpes de calor en las mascotas

Perros y gatos poseen una baja cantidad de glándulas sudoríparas, por lo que pueden sufrir cuadros de gravedad.

Los golpes de calor afectan considerablemente a las mascotas, prácticamente de la misma manera que al ser humano. Sin embargo, hay un factor que los diferencia; las personas cuentan con condiciones fisiológicas que les permiten equilibrar la temperatura corporal, mientras que, muy por el contrario, los animales tienen desventajas que triplican las posibilidades de sufrir descompensaciones. Veterinarios afirman que en San Luis, al igual que en las grandes ciudades, los riesgos aumentan ya que hay menos lugares frescos.

“Las mascotas tienen deficiencia para sudar, poseen un sistema de eliminación del calor a través de la respiración y las almohadillas plantares; tienen una menor cantidad de glándulas sudoríparas. No hay que dejarlos adentro de los autos donde las temperaturas son muy elevadas, tampoco hay que sacarlos a caminar en momentos de mayor exposición lumínica. Algunos casos graves pueden llegar a la muerte”, señaló el médico veterinario Isidro Ortega.

El calor afecta a todos los animales, pero en el caso particular de las mascotas los canes son más propensos por su vida diurna. Los gatos, por su lado, tienen hábitos nocturnos que les permiten resguardarse del calor. Las afecciones se dan en tres etapas. Primero se origina el estrés por calor, cuando los animales sufren calambres, sed y presentan estados anímicos raros. Luego, se da un agotamiento: la sed se intensifica y se suman la fatiga, los vómitos y la diarrea. La tercera etapa corresponde al golpe de calor, cuando se produce una alteración del sistema nervioso central y se pueden desarrollar diarreas hemorrágicas, descompensaciones, jadeos intensos y disfunciones multiorgánicas que pueden culminar en la muerte.

”En el caso de los perros, aumenta la frecuencia cardíaca y es clave el color de sus mucosas; al levantar sus labios normalmente se observará mucosa de color rosa pálido, si la misma se torna rojiza o azulada, hay que acudir a un profesional de manera urgente”, puntualizó Ortega.

La médica veterinaria Valeria Arrieta remarcó que la prevención es clave; hay que hidratar a las mascotas y mantenerlas en espacios frescos. “Los síntomas se describen como si algo en sus cabezas no estuviera bien, están como perdidos, jadean y en todo este contexto el tiempo es clave. Un perrito adentro de un auto a elevadas temperaturas, en 10 minutos puede sufrir edemas cerebrales”, afirmó.

El médico veterinario Carlos Coria sostuvo que a partir de los 39º y los 40º, los animales entran en proceso del golpe de calor. Asimismo, a los 37º, si atraviesan un exceso de actividad física desprovistos de agua, los riesgos se incrementan. “Si hay síntomas se debe pedir ayuda profesional y mientras tanto hay que refrescarlos con toallas mojadas en temperatura natural; se pueden aplicar bolsitas con hielo en la entrepierna o en las patitas. Lo fundamental es no automedicarlos”, aseguró.

“Puede cometerse un error porque entre la piel y el pelo hay una especie de cámara de aire que consiste en uno de los mejores mecanismos con el que los perros controlan su temperatura corporal”, aseguró.

El médico veterinario Facundo Gregorat focalizó en los golpes de calor como un factor que indica otras afecciones. “No hay que creer que porque asista a mi mascota en casa se soluciona el problema; puede estar grave. Un día de calor puede ser el disparador de otra patología”, indicó.

Fuente: El Diario de la República

redaccionradio

0 Reviews

Más notas