Conmoción en La Toma: fallecieron “los moteros solidarios”

 Conmoción en La Toma: fallecieron “los moteros solidarios”

Claudio Steward Quevedo y Cristina Garaventa volvían de un encuentro motoquero en Río Cuarto y en Achiras impactaron contra un auto. Hay otro motociclista accidentado también.

Tenían muchos años recorriendo las rutas argentinas, ida y vuelta desde La Toma, y era tanto el amor por las motocicletas de Claudio Steward Quevedo y Cristina Garaventa, que tal vez nunca imaginaron que sería en un accidente el desenlace que tendrían para su última noche.

La agrupación “Los Duques del Asfalto MC” volvía de un encuentro solidario de moteros en Río Cuarto, durante la madrugada del domingo, aproximadamente las 2.30. La pareja lideraba en su moto Mondial y, por causas que se investigan, impactaron contra un Peugeot 206 que venía de frente, en cercanías a la localidad cordobesa de Achiras, sobre la Ruta 30 (que conecta San Luis con Río Cuarto), saliendo por La Punilla. En el 206 viajaban dos hombres de 49 y 51 años, de Buenos Aires.

Las víctimas fatales son la pareja (de 62 y 65 años, que murieron instantáneamente) y en la otra moto que también colisionó, una Corven Indiana viajaba Alberto Giuliani (62). También tomense, fue derivado con politraumatismos al Hospital Central de Río Cuarto “San Antonio de Padua”.

Steward Quevedo era presidente y Garaventa la Primera Dama de la agrupación motoquera “Los Duques del Asfalto MC”, que contaba con motociclistas de La Toma, Río Cuarto y Alta Gracia (Córdoba) y José C. Paz (Buenos Aires).

“Siempre hizo solidaridad, ayudaba con recaudaciones en los eventos y donaban todo”, precisó Horacio Vivas, de Radio Libertad de La Toma, amigo y vecino. “Ellos viven en la misma calle mía y Giuliani enfrente de mi casa”, explicó Vivas, quien pudo hablar con la familia de los involucrados en el accidente.

Entusiasta motoquero, Claudio, que siempre se dedicó al sonido (“era Dj de boliches, siempre estuvo relacionado con eso”, recordó Vivas. “Era muy rockero”) fue técnico electrónico y arreglaba televisores y radios. Con el tiempo, como hobby empezó a restaurar motos. Se casaron en 1982 y Cristina, una vez que sus hijas se independizaron, se sumó a acompañar a su compañero de la vida, y desde ahí en adelante, de las rutas argentinas.

“Siempre estuvieron juntos, son una pareja que se conocieron de jóvenes y nunca se separaron”, dijo Horacio en referencia a que en el comienzo motero, Claudio viajaba solo, a los pocos años lo hizo con Cristina, y hacia el final con un grupo de amigos, que vieron que tomar el asfalto era una buena manera de cambiar sus días rutinarios por la aventura de transitar los caminos sobre dos ruedas.

Como sucedía con Giuliani (lamentablemente el otro herido en este accidente) que regenteaba una librería, y del doctor Juárez, otro motero en ese retorno, que fue testigo e intentó ayudar desde su profesión a los compañeros en la fatal madrugada. La pareja murió en el acto y Giuliani pelea por su vida en el hospital cordobés.

Claudio, como presidente del motoclub, comandaba el grupo, picaba en punta y dirigía la caravana. “Él era muy prudente para viajar, siempre en una velocidad correcta para moverse y eran organizados”, precisó Vivas.

Según se está investigando, entre Achiras y La Punilla una camioneta ingresó a la carpeta asfáltica, lo que tomó por sorpresa a Claudio, quien cambió de carril y lo embistió de frente el Peugeot. Detrás venía Giuliani que, suponen, chocó contra la camioneta no con el otro auto. Hoy está internado en el hospital riocuartense, con múltiples fracturas, golpes en tórax y craneal. Vivas supo que la hija y el hijo de Giuliani viajaron a acompañar a su padre.

En el operativo intervinieron Bomberos Voluntarios y la Policía de Achiras llegó hasta el lugar, mientras que un gabinete de Policía Judicial efectuó las pericias. Según informaron, los Bomberos de Las Higueras trasladaron a las víctimas hacia Río Cuarto.

Claudio y Cristina “eran conocidos y muy queridos en localidad”, también Giuliani, quien al abandonar la actividad bancaria se retiró al Sur argentino, pero volvió a sus pagos tomenses y abrió una librería en la que trabajaba con sus hermanos, frente a la Radio y la Iglesia del pueblo.

“Ayudaban mucho, eran muy queridos”, aseguró Vivas, y comentó que suspendieron las actividades populares que tenían planeadas para este domingo por la tarde. “Está revolucionado el pueblo”.

“Es una noticia que nos movilizó a todos, estamos consternados”, repitió Horacio, tratando de encontrar ese consuelo que no aparece cuando no se producirá otro encuentro, ni abrazos ni un beso con un ser querido.

Rápidamente desde las redes sociales comenzaron a llegar comentarios, recuerdos y despedidas de quienes conocieron a la pareja, siempre juntos realizando obras solidarias y salidas moteras, con música de rock al palo, su género favorito.

Así también, de otras localidades varios postearon fotos con la pareja, porque asistían a muchos encuentros y algunos, que alguna vez los acompañaron, no dejaron de recordarlos a su manera, “para que tengan una buena ruta al cielo, con viento suave de frente”.

Hace casi un año, Steward Quevedo le confesaba al periodista Darío Avellaneda, de Identidad Tomense: “Hasta el último día de mi vida voy a andar en dos ruedas”. Con el parche de la agrupación Duques del Asfalto MC en la espalda de su campera de jean y cuero, el rugir del motor entre las piernas y el viento argentino acariciando su caso, Claudio y Cristina emprendieron otro viaje juntos.

El buen hacer, la solidaridad, la buena onda desplegada y la camaradería motera hará que no los olviden… ¿ese trueno habrá sido el escape de su moto?

Fuente: El Diario de la República

0 Reviews

Más notas

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *