Festejo de Año Nuevo: Coppari se reencontró con sus amigos

 Festejo de Año Nuevo: Coppari se reencontró con sus amigos

GENTILEZA EL DIARIO DE LA REPÚBLICA. LINK DE LA NOTA AQUÍ.

Un año después del accidente que lo dejó inmóvil, el joven volvió a Justo Daract  y fue recibido como un campeón.

La última vez que estuvo en Justo Daract fue un día después de la Navidad. No pudo pasar la víspera de Año Nuevo ni con su familia ni sus amigos. Un accidente en auto lo dejó completamente inmóvil con apenas algunos reflejos (Ver “El accidente y…”). No era un buen recuerdo, sin embargo, el 2019 arrancó muy distinto para  Luciano Coppari. El domingo, el joven arribó a la ciudad donde nació y fue recibido por los vecinos con aplausos y gritos de aliento al costado del acceso principal. Los abrazos y la emoción aparecieron cuando lo vieron bajarse y sostenerse en sus piernas y hasta pronunciar las palabras de agradecimiento de su propia boca.

“Lucho”, como le dicen los más allegados, sigue con su tratamiento en la Fundación San Andrés, en Mendoza, pero en los últimos días obtuvo el alta clínico y consiguió emprender el regreso a su casa para celebrar Año Nuevo.

Su papá, Javier, contó lo increíble que les resultó el reencuentro con sus seres queridos. “Luego de un año y siete días pudo volver al pueblo natal que tanto lo quiere, que le brindó afecto y que nos ayudó económicamente. Cuando íbamos ingresando lo esperaron a la altura de las vías. Todos querían saludarlo así que lo hice bajar del auto con mi ayuda y se paró, y por eso consiguió el segundo aplauso de la gente”, comentó aún conmovido.

La mayoría de quienes se convocaron se enteraron por las redes sociales de la llegada de Lucho y entre ellos decidieron darle la sorpresa. Incluso el intendente Juan José Baggini se acercó a saludarlo.

Desde que arribó, no paró de recibir visitas. La cena de la víspera de 2019 fue en la casa de los abuelos de Luciano, los papás de su mamá Viviana y nadie de la familia quiso perdérselo. Javier, Viviana, Luciano y sus hermanos Victoria y Facundo estuvieron acompañados por una docena de tíos y primos. Minutos más tarde del brindis, otra decena de amigos aparecieron en la casa y se quedaron un buen rato para divertirlo.

“Fue un año con muchas idas y vueltas pero al final fue positivo porque el primer día de 2018 él estaba en terapia intensiva, no sabíamos si iba a seguir con vida, y verlo que hoy sigue luchando para poder caminar solo, verlo cómo da los pasos, es un avance tremendo”, consideró Javier.

El joven está próximo a cumplir los 18 años (el lunes 28). Anteayer, luego de almorzar en su hogar, los Coppari emprendieron el retorno a la tierra del vino para que el muchacho continúe con sus terapias, porque todavía no obtiene el alta médico o terapéutico, es decir definitivo.

Su padre señaló que si bien la rehabilitación es muy lenta, avanza a paso firme. Desde las 10, Lucho ingresa a la clínica, almuerza y a las 19 vuelve a un departamento donde se hospeda con su mamá y sus hermanos.

“Trabajan mucho las piernas y la parte abdominal para que recupere la musculatura que hará que tenga más equilibrio. Me emociona mucho verlo”, contó Javier.

redaccionradio

0 Reviews

Más notas