26/09/2022 10:13

La interna radical le pone calor al clima político

Casi al final de la emisión, quedó tiempo para la interna radical, que le está poniendo calor al clima político, y se puede decir que los dirigentes radicales están en su salsa porque tomó intensidad su interna con vista a la elección de renovación de autoridades partidarias prevista para el 30 de octubre. El primer gran envión fue el sábado pasado que ocurrió con la inscripción de tres alianzas y dos listas ante la Junta Electoral Permanente. El próximo sábado vence el plazo para la anotación de las candidaturas con lo cual los tiempos y actividades electorales se aceleran aún más.

Se anotaron estas alianzas y líneas:
1-Alianza “Vamos Radicales”
Somos Radicales (apoderado Roberto Pagano)
Pensar San Luis (Luis Lucero Guillet)
Renovación San Luis (Javier Giménez)
Adhesión de Renovación San Luis (Gabriel Fontañez)

2- Alianza “Unidad Radical”
Evolución Radical (Javier Suárez Ortiz)
PARA San Luis (José Picco López)
Cantera Popular (Raúl Alaniz)

3-Alianza “Radicales Al Frente”
“30 de Octubre” (Nadia Ibarra Díaz)
Radicales del Norte (Leonardo Rodríguez)

4- línea “Comité Radical” (Ramiro Derra)

5- línea “Cambia San Luis” (Miguel Angel Cerizola)

En la última Mesa Cinco -versión papel- una apostilla dedicada a las novedades de la interna radical, se señala: “La carrera contrarreloj ya está en marcha, al menos para el radicalismo, que busca dejar en el olvido su paupérrimo papel en las Legislativas del año pasado”.
Aún están frescas las declaraciones periodísticas de diferentes dirigentes radicales señalando sus aspiraciones de que en los próximos comicios “la UCR deje de ser un furgón de cola” del PRO y de Avanzar y que el primer paso para ello era “fortalecer al radicalismo”.
Pero haciendo una rápida lectura de lo que se viene diciendo en los últimos días, da la impresión que hay como un apuro de que una línea afín o cercana al poggismo tome las riendas de la UCR para que sean funcionales a Avanzar-PRO.
La Cámara de Diputados es algo así como una caja de resonancia de la interna radical.
Por un lado, está bien visible el despliegue conjunto de Luis Lucero Guillet y Víctor Sosa (responde a Miguel “Gringo” Bonino). En la vereda del frente está parado Ariel Barroso alineado a Walter Ceballos y Jorge Lucero (actual presidente del Comité Ejecutivo de la UCR). Y, en una posición intermedia Giménez, que “en sus proyectos no tiene mucho acompañamiento, en especial de los mercedinos”, le confió una fuente a Mesa Cinco.
Mucha agua tiene que correr para que se empiece aclarar el panorama en el Centenario Partido y ver si se cumple esto de que “no quieren ser más furgón de cola” y que quieren recuperar las banderas partidarias.
Con atención se miran los movimientos de Lucero Guillet. Quieren saber si el noviazgo con el sector de Bonino se traduce en algo más…. y que reacciones generará en especial en la vida partidaria del Departamento Pedernera. Algunos, jóvenes, se identifican como radicales a ultranza y no están dispuestos a tranzar con Poggi. Dicen que un familiar del escribano ya dio señales de que no soporta que contaminen a la UCR.
Otro misterio por develarse es cómo jugarán los intendentes radicales: Juan Álvarez Pinto (Merlo), Juan Manuel Rigau (El Trapiche), Marta Beatriz Ponce (Santa Rosa), entre otros.
Algunos de ellos han aclarado que no están comprendidos en “Evolución”, el espacio de Martín Losteau y que en San Luis tiene como referente a Alejandro Cacace.


Mientras se asegura que Álvarez Pinto será el candidato del poggismo, otros observadores especulan que aún no está nada dicho, Que el senador Sergio Guardia sigue en carrera, que sigue visitando domicilios diciendo que “el bendecido” es él. Claro, lo que pasa es que ni al “Malevito” o “Pampita” y a Guardia le atrae la senaduría por proyección y manejo de caja para contener a sus colaboradores, por lo cual aventuran que aún hay mucha tela para cortar.
“A desconfiado, desconfiado y medio”, definen allegados al polémico intendente merlino que en las últimas semanas tuvo fluidos contactos con el rector de la UNSL Víctor Moriñigo.
Saben que con Poggi no hay nada seguro porque todo lo hace para llevar agua para su molino, por lo que no parece descabellado lo que algunos manifiestan en torno a todos los movimientos y presentaciones con respecto a la integración del Tribunal de Cuentas de la Provincia. “Todo lo que hace Poggi tiene un propósito, ubicar en el Tribunal de Cuentas a su esposa, la contadora Sandra Correa”, le susurró a Mesa Cinco un dirigente ligado al PRO

“A desconfiado, desconfiado y medio”, definen allegados al polémico intendente merlino que en las últimas tuvo fluidos contactos con el rector de la UNSL Víctor Moriñigo.

Saben que con Poggi no hay nada seguro porque todo lo hace para llevar agua para su molino, por lo que no parece descabellado lo que algunos manifiestan en torno a todos los movimientos y presentaciones con respecto a la integración del Tribunal de Cuentas de la Provincia. “Todo lo que hace Poggi tiene un propósito, ubicar en el Tribunal de Cuentas a su esposa, la contadora Sandra Correa”, le susurró a Mesa Cinco un dirigente ligado al PRO.

Notas relacionadas

Fernando Salino – Columna de Opinión

Quién es el sindicalista que está detrás del conflicto que tiene en vilo a la industria de neumáticos