Los animales sueltos causan el 15 por ciento de los accidentes

Gentileza de EL DIARIO DE LA REPÚBLICA. LINK DE LA NOTA AQUÍ

Lo aseguró Mariana Baretto, de la Unidad de Juzgamiento de Contravenciones de Tránsito.

Un problema que no cesa. Equinos, bovinos y caprinos sueltos en las rutas de la provincia causan el 15 por ciento de los accidentes de tránsito, según indicó la jefa de la Unidad Provincial de Juzgamiento de Contravenciones de Tránsito, Mariana Baretto.

Otro problema que se suma a los animales sueltos es que la mayoría de las veces no tienen ni marca ni señal, por lo que a los investigadores se les complica la tarea de poder dar con los propietarios.

“Una vez que llegamos al lugar del accidente avisamos a la comisaría de jurisdicción. Luego  recorremos la zona tomando testimonios a los vecinos y les mostramos fotos del animal para dar con el dueño”, expresó el jefe de la Policía de Medio Ambiente, oficial principal Fernando Cura.

Y agregó: “En caso de que un animal sin marca ni señal provoque un accidente trabaja la comisaría de jurisdicción. La veterinaria policial, oficial principal Sonia Liesegang, certifica si el animal está marcado o no. Luego la comisaría, a través de una nota, nos pide que hagamos averiguaciones. Pero normalmente son negativas, dado que nadie se hace cargo de esos animales”.

El jefe de la Policía de Medio Ambiente contó que la brigada constantemente realiza controles campo por campo, notificando a todos los propietarios de animales sin marca, intimándolos a marcarlos.

En caso de encontrar o ser alertados a través del 911 sobre la presencia de un animal suelto en la ruta lo secuestran en forma preventiva. Labran un expediente y notifican por escrito al dueño.

“Cuando el propietario es intimado por primera vez trabajamos en conjunto con la Unidad Provincial de Juzgamiento de Contravenciones de Tránsito, a cargo de Baretto. Y en los casos en que los propietarios ya tienen más de una intimación interviene el juzgado Contravencional, a cargo de la jueza María Itatí Zudaire”, detalló Cura.

Mariana Baretto resaltó que en la provincia existe una ley específica que sanciona a quienes dejan animales sueltos en la vía pública. “Esta norma les prohíbe a propietarios, poseedores o guardadores de animales dejarlos sueltos o abandonados en rutas, caminos y calles públicas”, dijo.

Contó que la norma prevé distintas sanciones para quienes no la cumplan. Aplican multas por un valor equivalente a entre 350 y 1.500 litros de nafta súper; arresto de hasta 30 días y decomiso.

“El valor del litro de nafta se determina a través de una resolución ministerial. Ese precio se va actualizando año tras año, hoy está fijado en 18 pesos. Es un estimativo para tener una referencia del valor de venta al público de la nafta. No se aplica el valor actual de venta de nafta dado que varía en distintas zonas”, señaló.

Los animales secuestrados son trasladados a la Colonia Penal ubicada en el kilómetro 800 de la Autopista de las Serranías Puntanas. Está al frente de la escuela Agraria, pertenece al Servicio Penitenciario Provincial (SPP) y cuenta con una extensión de aproximadamente 40 hectáreas.

En el predio, donde los animales permanecen alojados, trabaja personal del Servicio Penitenciario e internos que se encargan de atenderlos y resguardarlos.

En caso de que el propietario del animal secuestrado no se presente dentro de los siguientes diez días, la Unidad de Juzgamiento puede proceder a su decomiso u ordenar su venta en subastas públicas, su faenamiento para ser donado a entidades escolares, por ejemplo, según la aptitud para el consumo humano, o su sacrificio.

Cura dijo que para dar con el dueño, los investigadores publican, en lugares públicos como comisarías o municipalidades, fotos y características del animal secuestrado. “La gente de campo no tarda más de dos días en darse cuenta que le falta un animal y va a la comisaría más cercana”, aseguró.

“Este año, hasta el momento, hemos secuestrado cincuenta equinos, catorce bovinos y seis caprinos. Y hemos labrado 35 actas”, enumeró.

Para el oficial principal, los incendios en la provincia han sido un gran causante del derrumbe de alambrados perimetrales en los campos, lo que ha favorecido el escape de los animales. Por eso intiman a los propietarios para que tengan picadas cortafuegos.

Señaló como las zonas más conflictivas a El Suyuque, que más de una vez ha sido arrasado por el fuego y ha quedado sin la contención de alambrados, y la localidad de La Calera.

En la Colonia Penal la veterinaria policial es la encargada de revisar a cada animal secuestrado y elevar un informe de su estado. Y, por ejemplo, si padece alguna enfermedad o si está quebrado o malherido debe resaltarlo.

Después verifica, mediante estudios, si el animal está apto para el consumo. Si se trata de un chancho, tiene que constatar que no tenga triquinosis. También los vacuna y desparasita si es necesario. Y cuando mueren es quien realiza el acta de defunción.

“En los caminos provinciales se secuestran muchas sachacabras o cabra de monte. Hubo veces que la médica sacrificó varios ejemplares de esa especie porque su estado de salud era irrecuperable, por ejemplo por quebraduras o golpes importantes”, contó Cura. Y pidió: “Que la gente tome conciencia del cuidado de los animales y del daño que pueden causar estando sueltos y sin los cuidados necesarios. Provocan accidentes, a veces fatales”.

redaccionradio

0 Reviews

Más notas