Martín Palermo aún no supera la muerte de Diego Maradona: “Tendré que aceptar que se fue, así como acepté la muerte de mi hijo”

 Martín Palermo aún no supera la muerte de Diego Maradona: “Tendré que aceptar que se fue, así como acepté la muerte de mi hijo”

El Loco escribió una carta en la que evocó momentos que vivió junto al Diez y su última charla. También recordó el fallecimiento de Stefano, quien nació prematuro, en 2006.

Martín Palermo abrió su corazón en una profunda una carta donde contó cómo era su relación con Diego Armando Maradona. Hizo catarsis del dolor que siente desde el 25 de noviembre y se animó a compararlo con la muerte del pequeño Stéfano, cuando apenas tenía dos horas de vida.

El exgoleador de Boca aún mantiene en su memoria la última charla que tuvo con Diego, desea poder encontrárselo nuevamente en algún lugar y cuenta que en algún momento deberá aceptar que ya no está físicamente. “Así como lo acepté con mi hijo”, dispara.

El escrito fue publicado en The Players Tribune, un sitio donde deportistas cuentan, en primera persona, historias que los marcaron a fuego.

El texto del “Titán” comienza con el recuerdo de la última vez que escuchó su voz. “Fue a principios de 2020, cuando yo había vuelto a Argentina después de haberme ido del Pachuca, el equipo que estaba dirigiendo en México”, recordó el exfutbolista, que jugó junto al Diez en Boca -compartieron equipo en 1997- y luego lo tuvo como entrenador en la Selección argentina en las Eliminatorias y el Mundial de Sudáfrica 2010. “De algún modo encontró el momento como para llamarme. Éramos muy cercanos, lo habíamos sido por un largo tiempo, pero no habíamos trabajado juntos en casi una década. Pero por supuesto, como siempre, con Diego nunca era sobre trabajo. Con él siempre fue algo personal. Me dijo, “¿Qué hacés, Martín, cómo estás? ¿Cómo está la familia? ¿Cuándo te venís a comer un asado?”, agregó.

“Así era Diego. Sabía que su presencia era importante para todos los que estuvieran cerca de él, y solo quería mostrar que estaba presente y disponible para lo que necesitara. Siempre fue así, siempre cuidándote, preguntándote cómo estabas. Y siempre se aparecía cuando menos te lo esperabas”, siguió su relato el Loco, que aseguró: “Maradona es que no era así sólo conmigo. Diego era así con cada uno que de verdad le importara. La manera en la que te hacía sentir… tenía una calidez especial que era increíble”.

Palermo recordó cómo fue el momento en el que se enteró de la peor noticia. “Inmediatamente le mandé un mensaje a un periodista amigo que sabía que era cercano a él. “¿Es verdad?”. Me respondió: “Sí…”. Y en ese momento, uno no… no puede creerlo”, expresó. Y añadió: “Uno se acuerda la cantidad de veces que Diego estuvo en situaciones parecidas, en las que estaba en el hospital y se multiplicaban rumores sobre su muerte, y entonces pensaba: ‘No, no puede ser, solamente es lo que están diciendo. Probablemente no sea nada’. Y al final realmente no era nada. Maradona siempre se recupera. Maradona siempre sobrevive. Había pasado tantas veces. Entonces pensás Esta es solo una más. Pero después la noticia sobre su recuperación nunca llega”.

“Me agarró mucha ansiedad a medida que seguía esperando. Incluso le mandé un mensaje a Claudia, su exmujer, para saber si era cierto. Dijo que sí. Y aún así no lo terminás de creer. Tu mente se rehúsa a aceptarlo. Para mí, Diego siempre iba a estar ahí. Estaba seguro de que iba a llegar a los 100 años”, insistió el DT de Curicó Unido, que reconoció: “Y ahora, mientras los días siguen pasando, todavía tengo esa sensación de que no es cierto. Diego sigue ahí, más vale. Probablemente te lo cruces en algún momento”.

En la carta, Palermo recordó muchos momentos que pasaron juntos, agradeció el hecho de “haber podido jugar con él” y se lamentó por no haberlo “disfrutado más”. Pero fundamentalmente, destacó que Maradona siempre estuvo ahí en los momentos más difíciles, como cuando su hijo, que nació de seis meses, murió a las dos horas.

Justamente, comparó estos dos momentos. “No sé cuándo voy a enfrentarme con la realidad. Quizás en algún momento tendré que aceptar que Diego se fue, del mismo modo en el que tuve que aceptar la muerte de mi hijo. Voy a tener que cruzar ese puente y decirme: ‘No está acá. No lo voy a ver nunca más’”, expresó. Y concluyó: “Pero todavía no llegué a ese punto. Es demasiado doloroso, demasiado surrealista. Para mí, Diego todavía está ahí. Dios aún existe. Y de algún modo, siempre estará”.

Fuente: TN Noticias

0 Reviews

Más notas

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *