Rastrean a un hombre que hace tres días se ausentó de su casa y empleo

 Rastrean a un hombre que hace tres días se ausentó de su casa y empleo

Osvaldo Maldonado trabaja en el peaje de Desaguadero. No contesta el celular. Había presentado un hábeas corpus porque se sentía hostigado por policías.

El paso de las horas genera más preocupación y temor en los familiares, amigos y compañeros de trabajo de Osvaldo Omar Maldonado. Hace 72 horas que nadie sabe nada de él. Pareciera que se lo tragó la tierra, pero eso es imposible. Poco antes de desaparecer, Maldonado, de 41 años, había presentado un hábeas corpus en el Juzgado Penal 3 porque se sentía hostigado por policías de Alto Pencoso, según reveló su abogado, Andrés Fernández.

La noche de este martes, una fuente de ese juzgado confirmó que está interpuesto el recurso y que le han dado un plazo de seis horas a la Policía para presentar un informe, que estiman hoy llegará a manos de la jueza Virginia Palacios. 

egún el abogado, Maldonado —empleado del peaje que el Ente Control de Rutas posee en Desaguadero— tiene serios problemas con un policía que presta servicio en el destacamento de Alto Pencoso, donde reside el hombre que se ha ausentado de su casa y de su trabajo.

Betty Lucero, expareja de Maldonado, fue quien se preocupó por su prolongada ausencia.

Según el relato del abogado, los problemas del desaparecido comenzaron hace tiempo, cuando efectivos bajo el mando del policía al que señala le secuestraron el auto. Maldonado iba y venía desde el barrio Estrella del Sur, en la ciudad capital, en su Renault 12 hasta su empleo, en el límite con Mendoza. Para evitar tantos viajes, ahorrar dinero y estar más cerca de su trabajo, se mudó hace meses a una casa ubicada a la altura del kilómetro 783 de la Autopista de las Serranías Puntanas, jurisdicción de Alto Pencoso.

Según Fernández, luego de que los policías le secuestraran el auto, Maldonado pidió prestada una moto a un amigo. En una requisa, los efectivos también se la incautaron. El obrero no pudo recuperar ningún rodado.

Sin embargo, según Fernández, hubo un quiebre cuando en un allanamiento en la casa de Maldonado en Alto Pencoso, le secuestraron una escopeta. Cuando eso ocurrió, el asedio policial sobre Maldonado se profundizó. Eso tenía nervioso al hombre que ahora desapareció. Hace tres días que nadie lo ve por su casa, al oeste de la capital. Tampoco está en la barriada del sur de San Luis y faltó a su trabajo, algo que jamás haría. Su celular está apagado.

El miedo se apoderó de sus seres cercanos. “Hace dos días que no tenemos contacto con Osvaldo. Y cuento con los audios donde puedo acreditar que la Policía lo buscaba. Durante horas investigué si pesaba sobre mi cliente alguna orden de detención y no hay ninguna. Los aprietes hacia Maldonado comenzaron después de que denunciáramos el hostigamiento que sufría. Lo hicimos ante Asuntos Internos de la Policía”, afirmó el abogado.

“Osvaldo es una persona trabajadora. Ni siquiera lo pueden detener por averiguación de antecedentes o medios de vida porque la Policía de Alto Pencoso y de Desaguadero ya conoce a qué se dedica. Es imposible que desaparezca de esta manera”, agregó Fernández.

“Este miércoles (por hoy) su hermano presentará una solicitud de paradero. Para mí y su familia, a esta altura y mientras las horas pasan, la causa judicial ya es secundaria. Solo pedimos que aparezca con vida”, cerró el letrado.

Fuente: El Diario de la República

0 Reviews

Más notas

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *