Un comerciante denunció que le robaron un millón de pesos

Es Javier Ontiveros, quien estuvo condenado por el homicidio de Fabio Bea. Dijo que tenía el dinero en su departamento.

Personal de dos comisarías y de una división de peritos se movilizaron a raíz de la denuncia de un comerciante, que asegura que durante su ausencia de tres días entraron ladrones a su departamento, ubicado en pleno centro de San Luis, y le robaron alrededor de un millón de pesos.

El denunciante es Justo Javier Ontiveros, de 38 años, quien estuvo condenado por uno de los crímenes que más resonaron en San Luis: el homicidio del estudiante universitario Fabio Augusto Bea, cometido en 2002.

La denuncia de Ontiveros llamó mucho la atención de los policías que intervinieron en el caso. En especial, por el monto de la suma que señaló. Y, en segundo lugar, porque como él mismo dijo y los peritos constataron, los ladrones no ejercieron violencia sobre ninguna abertura u objeto del departamento para apoderarse del botín. Con el correr de las horas, al conocer los detalles que el comerciante expuso sobre cómo habría ocurrido el robo, el caso mantuvo el rótulo de “llamativo”.

Transcurrían los últimos minutos del sábado cuando Justo Javier Ontiveros llamó a la Policía. Explicó que acababa de llegar a su departamento y de descubrir que le habían robado. Vive en el primer piso de un edificio ubicado en la vereda este de la calle General Paz, a metros del cruce con el pasaje Juan W. Gez.

Según él, le faltaba una de las dos cajas fuertes móviles que tenía en el departamento, llena de dinero. “Decía que en esa caja tenía 450 mil pesos y entre diez mil y quince mil dólares, producto de la venta de lácteos y fiambres a la que se dedica”, reveló alguien que estuvo en el procedimiento policial, a la medianoche.

Ontiveros les comentó a los policías de la Comisaría 1ª, con jurisdicción en el centro de la capital, que había viajado el miércoles a Córdoba y acababa de volver.

Los siguientes datos que el comerciante aportó hicieron que los oficiales de la seccional del centro convocaran a sus pares de la Comisaría 2ª, con jurisdicción en la zona este de la ciudad. Ontiveros señaló que, dado que no habían ejercido violencia en la puerta de su departamento, seguramente los ladrones se habían valido de una copia de la llave que había dejado en las oficinas de su negocio.

La distribuidora que tiene, en sociedad con otra persona, está ubicada en cercanías a avenida Sarmiento y 25 de Agosto, y a dos o tres cuadras de la seccional 2ª.

Según Ontiveros, apenas vio que le faltaba la caja de seguridad con la recaudación, fue a su negocio con la idea de revisar las cámaras de seguridad para ver quién había tomado la copia de la llave.

Pero se llevó una sorpresa amarga al comprobar que alguien, antes de tomar la llave, había movido las filmadoras, de modo que no captaran el momento en que se apoderaba del elemento que le permitiría acceder al departamento.

El comerciante mencionó que después de que él se ausentó de la ciudad, entre el miércoles y el jueves, alguien tomó la llave, pero el viernes volvió a dejarla en el lugar donde había estado.

Los policías de la Comisaría 1ª convocaron a los peritos de la división Criminalística para que tomaran muestras de huellas en el departamento, en presencia de testigos.

“En nuestra comisaría, Ontiveros no hizo denuncia formal y, como el caso pasó a manos de la Comisaría 2ª, nosotros vamos a colaborar en las averiguaciones y en todo lo que podamos, vamos a poner personal a disposición de ellos”, informó el jefe de la Seccional 1ª, subcomisario Rubén Ochoa.

Consultado por El Diario, el jefe de la 2ª, comisario inspector Roberto Molina, confirmó ayer que Ontiveros formalizó una denuncia en esa seccional. “Es todo lo que puedo decir, la investigación recién comienza”, agregó.

redaccionradio

0 Reviews

Más notas