Víctimas de violencia: la red interministerial ya atendió más de 800 casos este año

 Víctimas de violencia: la red interministerial ya atendió más de 800 casos este año

El Centro de Atención a la Víctima del Delito recibió un promedio de 9 casos durante el primer trimestre, pero con la aparición de la pandemia pasaron a ser 13 cada treinta días.

Desde que se creó la Red Interministerial de Contención a Víctimas de Violencias, a mediados de mayo, se atendieron 835 casos que incluyeron abusos sexuales infantiles y de adultos, lesiones, amenazas, violencia institucional y hasta privación de la libertad. Lo que más se notó a partir de la creación de esta red fue el aumento de las solicitudes, oficios judiciales y denuncias por abusos sexuales. Hecho que la abogada a cargo del Centro de Asistencia a la Víctima del Delito (CAVD), Josefina Dospital, definió como “lógico”, porque era lo que se esperaba a partir de la creación de la red. “Lo que buscábamos era ampliar los canales de ingreso de estos casos”, añadió.

Según los datos que aportó, en el primer trimestre del año el promedio fue de 9 casos por mes y a partir de la actividad formal de la red, hace seis meses, pasó a ser de 13 cada treinta días. También las denuncias de abusos a personas adultas aumentaron en este tiempo, en ese sentido Dospital explicó que “ahora se tiene más conciencia de que existe incluso dentro de la relación de pareja, que años atrás no se tenía en cuenta. Las mujeres no detectaban que su esposo o novio podía abusar de ellas. En cambio ahora está más instalada la idea del consentimiento. Aunque en los últimos casos que tratamos hemos visto que las personas manejan mucha información sobre este tema porque algunas de las denuncias fueron: ‘mi pareja quiere tener relaciones sexuales cuando yo no quiero’. Esto antes no sucedía”.

Más mujeres víctimas

El análisis que hicieron de los casos en el CAVD arrojó que por rango etario en su mayoría las víctimas son mujeres de entre 30 y 49 años; le siguen las de 18 a 29 años y, en menor medida, las de 50 años o más. Asimismo, los niños y niñas conforman una parte muy importante.

“También hemos incorporado la vulneración de derechos a las disidencias sexuales que las detectamos junto a la Secretaría de la Mujer. Al aspecto legal lo acompañamos desde el Centro”, agregó la funcionaria.

Además comentó que “la manera de prevenir estos delitos es educando en perspectiva de género porque la gran mayoría de los conflictos que tratamos acá tiene que ver con violencia hacia las mujeres, niños, niñas y adolescentes”. Y señaló que “se producen tantos abusos sexuales porque están relacionados al sistema patriarcal instalado, que es un estilo de vida y pensamiento en el mundo entero. Es la forma de ejercer poder sobre los más débiles, porque no hay muchos abusos sexuales a hombres adultos. Y esto no es azaroso, tiene que ver con una cuestión de ejercer el poder contra mujeres, niños, niñas y adolescentes. Es instalar la fuerza sobre el otro, donde una de ellas es la agresión sexual. Pero también existe la física o la psicológica. Y lo que sucede ahora es que hay más información”.

Circuito de contención

Dospital comentó que “hoy los casos pueden ingresar por cualquiera de estos ámbitos. Por ejemplo, desde un centro de salud cuando un psicólogo detecta una situación de violencia intrafamiliar o un médico que revisa a un niño con signos físicos de abuso. También puede ser que en la escuela una maestra perciba alguna situación violenta”.

La abogada explicó que “antes el CAVD solo trataba los casos relacionados con abusos sexuales infantiles, pero a partir de este año se intentó darle otro perfil: brindarles a las víctimas más asesoramiento legal y no solo la ayuda psicológica o un enfoque hacia el tratamiento. Pero además buscamos ampliarlo a todos los delitos”.  

Explicó que usan la palabra violencia “porque hay cuestiones que aunque no llegan a constituir un delito, no dejan de ser violencia. En todos los casos reciben asistencia, pero no todos terminan en una denuncia judicial”.

Una vez que un caso entra a la red se dividen las competencias: “Si hay una necesidad de tipo social (alimentos, abrigo, más espacio, oportunidad laboral), se le da aviso al Ministerio de Desarrollo Social; si hay una cuestión legal que resolver intervenimos desde el CAVD y lo que hacemos es brindarle asesoramiento profesional a la víctima o al representante, cuando se trata de un o una menor de edad. También funcionamos como vínculo entre la Justicia y la víctima”, detalló la funcionaria.

Ahora hacen todos estos trámites de forma remota, “pero lo lógico es citar a los representantes de los menores o a la víctima para informarles de los derechos que tienen frente al caso de violencia del que hayan sido objeto. Luego de darles el asesoramiento, los acompañamos para que hagan la denuncia correspondiente y, con el paso del tiempo, les informamos cómo se desarrolla el trámite judicial”, agregó.

La abogada explicó que en el caso de las denuncias que involucran a menores “es más difícil acceder a los expedientes porque los jueces deben cumplir con las reservas de cada caso. Mientras que cuando se trata de un adulto esa información es más abierta, sin ser totalmente pública, y se puede chequear en qué estado están las actuaciones para luego orientar a la persona sobre qué sucede en esa causa judicial”.

También destacó que “en el 90 por ciento de los casos que se nos presentan, las personas no tienen recursos para afrontar el patrocinio de un abogado y por eso no tienen un nexo entre ellos y la Justicia. Muchas veces las víctimas no se enteran de qué pasa con su denuncia”.

Y señaló que un avance muy importante “es que en la red contamos con una representante del Ministerio de Seguridad que nos permite comunicarnos rápidamente cuando hay algún inconveniente en una comisaría, por ejemplo. Porque a veces en los casos de violencia se generaba el problema de que a la víctima no le tomaban la denuncia. Eso con el trabajo de la red ya no sucede”.

Dospital comentó que luego de intervenir en algunos casos recibieron llamados en los que “las víctimas nos contaron de sus avances o simplemente nos comentan su nueva vida y agradecen en todo momento al equipo gubernamental. Esto nos confirma la presencia del Estado en cada rincón de la provincia”.

Derechos y Garantías

El jefe del Programa Derechos y Garantías Constitucionales, Cristian Niño, destacó que “si bien nos tocó empezar a trabajar en tiempos de pandemia, también es verdad que estamos insertos en un esquema de gobierno provincial en el que estos temas son política de Estado, por lo tanto cada uno puede darle su impronta, pero la política ya está instalada”.

En ese programa trabajan con distintas áreas: la Comisión Permanente de Derechos Humanos, el Centro de Asistencia a la Víctima del Delito, la Procuración Penitenciaria, el Instituto Provincial de Reinserción Social y el Instituto Provincial de Derechos Humanos.

“Actuar y desarrollar nuestras tareas diarias ahora es mucho más fácil: el equipo técnico es muy bueno, cuenta con gran formación y tiene mucha experiencia. Además se ha hecho un muy buen trabajo respecto de la Procuración Penitenciaria y en todas las otras áreas ha sido de la misma forma. Acá trabajamos en equipo, interactuamos en los distintos temas y no tenemos compartimentos estancos”. 

Fuente: El Diario de la Republica

Matías Cussomano

0 Reviews

Más notas

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *