29/05/2024 12:07 AM

Angustia y enojo tras recibir la primera cuota del salario

El segundo tramo lo recibirán el 16 de enero. Muchos aseguran que tendrán poco para festejar en Año Nuevo.

Mañana culmina el año y comienza el 2024, pero en San Luis, muchas mesas estarán casi vacías por las drásticas medidas que adoptó el gobernador de la Provincia, Claudio Poggi, como pagar el sueldo de los empleados estatales en dos cuotas, algo que nunca sucedió en los cuarenta años de democracia.

El 14 de diciembre, a pocos días de asumir bailando y saltando, Poggi anunciaba que pagaría el salario desdoblado, debido a que había encontrado una provincia supuestamente fundida. La primera mitad se abonó ayer y la otra parte será el martes 16 de enero. En el Gobierno señalaron que el salario de enero sufrirá el mismo desdoblamiento, pagándose la primera mitad a fin de ese mes y la otra parte el 16 de febrero. Con una inflación del 30% mensual, la medida implica la pérdida de un salario neto.

Ayer, El Diario de la República salió a las calles para constatar de primera mano la situación de las puntanas y puntanos que recibían por primera vez su sueldo en “cuotas”. Algunos no se animaron a hablar porque aseguraron que corren riesgo sus puestos de trabajo.   

Pese a ello, algunos expresaron que es una angustia y una vergüenza el pago en cuotas y que además genera mucha tristeza, ya que en la mesa de fin de año no habrá mucho para celebrar.

“Los empleados públicos amanecimos con los recibos de sueldo de contratados, después de estar más de cinco años en esta situación y haber pasado a planta permanente. Estoy burlada, dolida, como muchos compañeros. Hoy despertamos con muchos mensajes; no tengo explicación por lo que estamos pasando. Es una burla, realmente. Pienso que todos tenemos un legajo y hay gente que está trabajando”, comentó una empleada de más de 18 años de antigüedad del Ministerio de Educación.

Susana Vega, otra damnificada del ajuste, expresó: “Esto nunca sucedió y me parece injusto que los trabajadores tengamos que pagar los platos rotos. Hemos trabajado como cualquier persona, somos laburantes y creo que nos merecemos cobrar todos los meses el sueldo completo. Esta plata me alcanza para pagar los créditos nomás, no me alcanza para otra cosa. Tengo que pagar, si no me cobran intereses”.

Las caras de desesperanza ayer en las filas del Banco Nación eran absolutas. Muchos manifestaron que es una lástima toda esta situación y que no comprenden por qué los problemas los deben pagar los trabajadores. El calor hizo aumentar la desesperación. Algunas personas solo podían retirar poco más de 100 mil pesos.

Alejandra Miranda, docente, dijo: “La verdad es una tragedia porque los chicos no van a tener Reyes Magos. Estamos a fin de año. Yo, por ejemplo, tengo a mi papá enfermo y le tengo que comprar pañales, es muy complicado. No contaba con esto. Hoy ya me descontaron algunos préstamos que tenía y pagué algunos otros. Voy a retirar los 100 mil que me quedan; cobré 170 mil. Eso no alcanza para nada. Veré cómo hago para estirarme hasta el 16, no queda otra. Ojalá que para el mes que viene se solucione”.

“Mucha angustia genera esto. Antes cada mes había un aumentito. Como está la situación, cuesta un montón y está todo carísimo”, agregó.

Una administradora de una escuela de Juana Koslay, quien también prefirió hacer reserva de su nombre, resaltó la gran decepción que sienten las y los trabajadores. “Dolor porque mucha gente pensaba que iba a cobrar lo que corresponde. Esperemos que la situación mejore. Todavía no sabemos qué vamos a hacer, aparte el mes de enero es largo y se va a hacer eterno, no estoy dispuesta a gastar en nada por el momento. Ahora para la Fiesta de fin de año será con un poco del grupo de la familia”, manifestó.

El Diario de la República

SEGUI ESCUCHANDO: FMLAFINUR