Aseguran que no hubo deserción escolar en las escuelas generativas

GENTILEZA EL DIARIO DE LA REPÚBLICA. LINK DE LA NOTA AQUÍ.

Ministerio de Educación precisó que durante 2018  no abandonó sus estudios ninguno de los 1.700 alumnos que va a estos establecimientos.

Según el Observatorio Argentinos por la Educación, cuatro de cada diez alumnos argentinos no terminan sus estudios secundarios. Si bien San Luis en este aspecto se mantiene por debajo de la media, las escuelas generativas de la provincia dan el ejemplo. Fuentes del Ministerio de Educación confirmaron que durante el 2018, no hubo un solo caso de deserción escolar en los 1.700 alumnos que actualmente concurren a los 19 establecimientos que desarrollan este sistema educativo innovador.

«Sí hemos tenido cinco o seis alumnos que se fueron a otra institución educativa, que es algo habitual en el sistema, pero ninguno abandonó los estudios. Las estadísticas a nivel nacional nos marcan que casi la mitad de los jóvenes no termina el nivel secundario. Con las generativas, apostamos fuertemente a ese nivel, porque creemos que es una alternativa que les permite a los jóvenes encontrar un interés en la escuela para finalizarla, y que a la vez, la escuela los acompañe en su proceso de vida», manifestó Victoria Vega, la jefe de Programa Innovación Educativa.

Sobre los alumnos que estudian en las generativas, aseguraron que un veinte por ciento, eran chicos que habían abandonado la escuela, por lo que las estadísticas de deserción, cobran más valor. «El sistema les dio a ellos una oportunidad de volver a una escuela que está inserta, quizás, en un club deportivo. Entonces encontraron en un establecimiento acorde a sus necesidades e intereses, una alternativa para terminar sus estudios», aseguró la funcionaria, y continuó: «El Ministerio acompañó, con al menos un representante, todos los actos de fin de año en las escuelas. El testimonio de los padres y de los propios alumnos fue muy emocionante para nosotros. Para ellos es importante estar en una escuela donde se sienten escuchados y acompañados».

Desde que en setiembre de 2016 abrió sus puertas «Corazón Victoria», como la primera escuela generativa, este sistema educativo innovador no detuvo su marcha, aumenta la velocidad año a año, y ya se empiezan a ver los resultados.

«Este año tuvimos a 115 estudiantes que se egresaron del nivel primario y continuarán sus estudios en las generativas, y 42 finalizaron el secundario en GEPU, «Corazón Victoria», Juventud, «Horizonte» y Jorge Newbery. Estos alumnos tienen un título oficial, y en 2019 pueden continuar en cualquier universidad», afirmó Vega, quien también hizo hincapié en el cuerpo docente que se incorporó.

«En total tuvimos a 157 docentes trabajando en las escuelas en 2018. Más allá de la importancia de la generación de estas fuentes laborales, teniendo en cuenta el momento económico complejo que vive el país, durante el año hemos recibido más de mil currículums en el Ministerio de Educación, de docentes que quieren trabajar en estas escuelas. Es un indicador de que la comunidad quiere hacer algo diferente. El trabajo que realizan en estas escuelas es muy arduo, porque implica renovarse, animarse, capacitarse. Es un desafío que los docentes están dispuestos a tomar», indicó.

El 2018 encontró a San Luis con apenas dos escuelas generativas («Corazón Victoria» y «Horizonte» de El Volcán). En doce meses, el Gobierno trabajó para ampliar esta oferta educativa en un 950 por ciento, teniendo ahora un total de 19 establecimientos distribuidos en siete localidades de la provincia.

«Notamos en las 19 escuelas un compromiso muy fuerte, y un importante agradecimiento con esta oportunidad que les brinda el Gobierno de la Provincia, de poder tener este margen de libertad para poder estar participando de la escuela que siempre soñaron. Desde el Ministerio de Educación se acompañó a todas las propuestas. Cada proceso es diferente, porque tiene sus propias estrategias, su impronta, su eje disparador. Algunos proyectos trabajan con lo que es el deporte, otros con la danza, la comunicación, el medio ambiente. Esa es la riqueza de las escuelas generativas, porque cada una es diferente y plantea lo que le parece más adecuado para la comunidad en la que está inserta», concluyó la licenciada en Educación.