Cayó en parapente, el viento lo arrastró al medio de una autopista y murió atropellado

 Cayó en parapente, el viento lo arrastró al medio de una autopista y murió atropellado

Increíble accidente en Luján La víctima, de 33 años, había aterrizado en el cantero que separa las dos manos de la autovía del Oeste. Pero una ráfaga lo impulsó hacia el tránsito y una camioneta lo embistió. Afirman que la práctica de este deporte es usual

Un trágico episodio se produjo el sábado a la tarde en el partido de Luján cuando un joven que practicaba parapente fue sorprendido por una intensa ráfaga de viento que lo tiró sobre la Autopista del Oeste. El parapentista cayó sobre el asfalto de la autovía y murió tras ser embestido por una camioneta que iba hacia Capital.

El hecho se produjo cerca de las 17 cuando la víctima, identificada como Maximiliano Martínez, perdió altura y descendió sobre la autopista. Lo hizo en el cantero que divide ambas manos del camino, cerca del kilómetro 56, en la localidad de Luján.

Según informaron fuentes policiales, cuando ya se encontraba en tierra, justo en el centro de la autovía, una intensa ráfaga volvió a ejercer presión sobre la tela de su parapente y lo arrastró hacia uno de los carriles, el del sentido a Capital Federal.

Allí, Martínez, que tenía 33 años, finalmente fue embestido por una camioneta Ford Ranger que circulaba por esa vía y que no llegó a frenar. Según pudo averiguar Clarín, el vehículo era conducido por un hombre de 69 años, nacido en Colonia Barón, provincia de La Pampa.

No hubo nada por hacer: el parapentista falleció en el lugar. Así lo constataron los equipos de emergencia de la empresa de asistencia médica Vital, que acudieron al sitio en pocos minutos.

Fuentes vinculadas a la actividad deportiva aérea sostuvieron, en diálogo con Clarín, que Martínez habría salido con el parapente desde la colectora de la autopista.

En esta época del año, con las temperaturas más cálidas, es frecuente que haya parapentistas realizando vuelos en la zona de Luján y también en Pilar. En general no salen de los aeroclubes, sino que en muchos casos directamente lo hacen de la colectora de la autopista. Y en otros, de campos privados que les permiten el ingreso. Estas mismas fuentes señalaron que no hay ningún tipo de control sobre la práctica.

La Municipalidad de Luján fue consultada por Clarín sobre los controles que realizan para evitar accidentes de este estilo en la zona. Sin embargo durante toda la tarde de ayer, no dieron respuesta.

El episodio, que terminó con el fallecimiento de Martínez, está siendo investigado por la UFI N° 9 del Departamento Judicial de Moreno-General Rodríguez.

El parapente es un planeador ligero con un ala flexible. El piloto y el pasajero, en caso de que viajen dos, tienen que utilizar un equipo de seguridad, que incluye un casco y un paracaídas de emergencia. Para despegar el parapente, se crea una “pared” con el viento que sirve para inflar la vela. El parapentista debe luego hacer un giro de 180° y encarar el viento con la intención de impulsar su peso hacia adelante y, de esta manera, levantar vuelo, explican en el sitio de la escuela EZ Fly. Las líneas que unen el ala con el arnés permiten estabilizar y controlar el parapente. También resultan clave para frenar.

0 Reviews

Más notas