Cayó parte de una banda que robó 80 toneladas de maíz

 Cayó parte de una banda que robó 80 toneladas de maíz

GENTILEZA DE EL DIARIO DE LA REPÚBLICA. LINK DE LA NOTA AQUÍ. 

A la banda que asaltó a dos empleados de “La California”, les llevó cuatro horas robar 80 toneladas de maíz de ese establecimiento rural. Les tomó tres días vender casi la totalidad del botín. Y a los policías del Departamento de Investigaciones de Villa Mercedes les llevó apenas un día más empezar a ubicar, paso a paso, a cada uno de los posibles delincuentes como así también con quienes hicieron el negocio, los vehículos de gran porte que utilizaron para esas tareas y recuperar  lo robado. Así lograron detener a dos hermanos, en el llamado “Operación California”.

Lo único que los investigadores dejaron trascender sobre sus identidades es que son de apellido Vélez, uno tiene 23 años y el otro 37. Ambos son empleados rurales, que se dedican a la crianza de animales y a la venta de maíz. Hasta antes de sus arrestos ninguno cargaba con antecedentes penales y en la Policía nadie los ubicaba, pero ahora, además del asalto en cuestión, podrían sumar otras dos imputaciones por los robos a otros dos campos.

El ataque a “La California” sucedió el 17 de noviembre. Ese sábado, alrededor de las seis y media de la tarde, tres delincuentes, a cara desnuda, entraron en la casa del puestero. El campo está ubicado en la ruta 11, unos seis kilómetros al este de la ruta 2b, entre Las Isletas y Lavaisse. Y la vivienda del casero está justamente a escasos metros de la ruta.

Rodríguez, el puestero de 62 años, estaba con otro empleado. Los ladrones “entraron, ataron a los dos hombres, les dijeron que se quedaran callados y sentados y uno de los delincuentes, el único que estaba armado con lo que podría ser un revólver, se quedó vigilándolos”, mientras el resto se ocupaba de saquear la producción, detalló la oficial principal Silvana Morán, jefe del Departamento de Investigaciones de la Unidad Regional II.

Así los tuvieron cerca de cuatro horas. En ese tiempo, mientras Rodríguez y el otro empleado estuvieron inmovilizados, escucharon cómo entraban camiones al establecimiento y que habían echado a andar el tractor.

La máquina la utilizaban para cargar con maíz los otros vehículos. Robaron, según las denuncias del dueño del campo y de quien lo alquila, 80 mil kilos del grano, 600 litros de gasoil y varias herramientas.

Las averiguaciones guiaron a la Policía hasta una casa ubicada cerca de la fábrica Glucovil, en las afueras de Villa Mercedes, la casa del más joven de los Vélez. Allí encontraron 13 mil kilos de maíz, la camioneta Ford F100, con la que presumen que se movilizó la banda y, además, una tolva que habría sido robada en octubre de un campo llamado “San Miguel”, en Juan Llerena, y tres tranqueras que habrían sido sustraídas en julio, en otro establecimiento rural de Fraga. Ese allanamiento fue el 21 de noviembre.

Todos los datos apuntaban a que el maíz faltante había sido vendido en Mendoza. Por eso, cinco días después, los investigadores secuestraron dos camiones que provenían de aquella provincia y que trabajan para la empresa con la que suponen hicieron negocio los ladrones. Uno de los vehículos fue ubicado en San Luis y otro en una estación servicio del centro de Villa Mercedes. Sus choferes “estuvieron demorados, pero no tuvieron nada que ver con el asalto que investigamos”, aclaró Morán.

Cuatro días después los policías fueron hasta la localidad mendocina de La Dormida, donde está la empresa que -presumen- les facilitó a los delincuentes los rodados para cargar el botín. “Ahí secuestramos una Toyota Hilux y otro camión”, dijo la oficial principal.

Después se dirigieron hasta las dos granjas, en las que, según sus datos, había sido vendido el maíz que restaba hallar. Una estaba en La Colonia, en Junín, y otra en Coquimbito, Maipú. Ambos lugares se dedican a la crianza y venta de pollos y huevos. En uno de ellos hallaron 25 toneladas y en el otro los 42 mil kilos que faltaban.

“Un cotejo, hecho en la Facultad de Agronomía, confirmó que el maíz encontrado coincidía con el de ‘La Carolina”, detalló Morán. Los peritos también levantaron huellas en dicho campo y los rastros se correspondieron con uno de los camiones incautados y la camioneta de Vélez.

Todo indicaría, dijo Morán, que la venta del botín fue llevada adelante el 20 de noviembre. Con todas esas pruebas, el juez instructor Leandro Estrada autorizó las detenciones de los Vélez. Uno de ellos, el más joven, fue arrestado en su casa y el otro, el que estaba “más complicado”, se entregó en tribunales cuando vio que había caído su hermano.

La dupla es la principal sospechosa de haber asaltado a los puesteros de “La California”. Ahora la Policía trata de localizar al resto de los cómplices.

redaccionradio

0 Reviews

Más notas