Cómo será el funeral de príncipe Felipe: intimidad familiar, un protocolo estricto y la llegada de Harry

 Cómo será el funeral de príncipe Felipe: intimidad familiar, un protocolo estricto y la llegada de Harry

Desde el Palacio de Buckingham confirmaron la fecha del evento y aclararon que evitarán cual tipo de aglomeración por el COVID-19.

Mientras los británicos y la familia real lloran la muerte de Felipe, los preparativos para despedirlo ya comenzaron: el funeral se llevará adelante el próximo sábado en la capilla de San Jorge en el Castillo de Windsor, el mismo lugar donde el esposo de Isabel II murió el viernes.

Por los deseos expresos del duque de Edimburgo la ceremonia será privada y con una asistencia reducida que no pasará de las 40 personas. Las restricciones impuestas por el Gobierno para frenar el avance del coronavirus marcarán un atípico funeral real, ya que las autoridades instaron a la población a no participar. Según información que reveló el Palacio de Buckingham, entre los presentes estarán los cuatro hijos del príncipe: Carlos, Eduardo, Ana y Andrés, junto a sus parejas, nietos y allegados. En tanto, el príncipe Harry viajará desde los Estados Unidos, aunque no estará acompañado por Meghan ya que está embarazada y sus médicos le recomendaron evitar los traslados.
El cuerpo del duque de Edimburgo permanecerá hasta el sábado 17 en una capilla del Palacio de Windsor, que se encuentra a 30 kilómetros al oeste de Londres. Unos minutos antes de las 14.00 GMT (11.00 en Argentina) los británicos guardarán un minuto de silencio y se dará comienzo a la ceremonia oficial que será encabezada por el deán de Windsor y el arzobispo de Canterbury.

El ataúd estará envuelto en el estandarte de Felipe de Edimburgo, flores, un gorro naval, una espada y será trasladado hasta la entrada del Castillo de Windsor, para luego ser cargado en un Land Rover que lo llevará hasta la entrada de la Capilla de San Jorge. La particularidad del vehículo que participará del funeral es que en su diseño se vio involucrado el propio Felipe.

La procesión estará encabezada por el príncipe Carlos, heredero del trono, y durará 8 minutos. Personal militar acompañará a la familia real durante el trayecto hasta la capilla, quienes en homenaje al príncipe Felipe dispararán munición de salva. Mientras tanto, Isabel II viajará por separado por su avanzada edad.

Una vez que el Land Rover llegue a las escalinatas de la capilla, ocho personas ingresarán el féretro para dar inicio al servicio religioso. Por las pautas actuales sobre las restricciones impuestas por el gobierno inglés, solo se permitirán la entrada de treinta personas a la capilla de San Jorge.

Así, el funeral se llevará a cabo sin acceso público y a una pequeña escala. Para evitar un evento supercontagiador, la familia real coincidió con el Gobierno y pidió a la población que no se acerca a las residencias reales, como el Palacio de Buckingham o el Castillo de Windsor. Desde que se conoció la noticia de la muerte de Felipe, miles de personas acuden a esos lugares para dejar flores.

Durante este sábado, las fuerzas armadas dispararon 41 salvas de cañón en todo el país para homenajear a Felipe quien sirvió en la Marina Real durante la Segunda Guerra Mundial y ocupó el cargo ceremonial de lord gran almirante. Las salvas se replicaron en Gibraltar, así como a bordo de los buques militares HMS Diamond y HMS Montrose. También las campanas de la abadía de Westminster sonaron 99 veces el viernes por la muerte del monarca.

El luto nacional se prolongará hasta las 08.00 de la mañana del día siguiente al funeral. Las banderas oficiales permanecerán a media asta hasta entonces. Por su parte, la familia real inició dos semanas de luto, aunque no todos sus compromisos se verán cancelados.

Felipe fue visto por última vez el 16 de marzo cuando vestido con una camisa blanca salió en el asiento de atrás de un auto del hospital King Edward VII de Londres, donde había sido ingresado un mes antes. El monarca iba a cumplir 100 años en junio, pero por su delicada salud tuvo que ser internado por dolencias cardíacas y una infección no relacionada con el COVID-19. El funeral real del duque de Edimburgo contrastará con otros entierros de la realeza por su sencillez y poca asistencia de la población. El ataúd de la madre de Isabel II estuvo expuesto en el Parlamento de Londres tras su muerte, en 2002 y unas 200.000 fueron a rendirle un último homenaje, formando una fila de varios kilómetros.

Mientras miles de británicos rendían homenaje al príncipe Felipe en todo Reino Unido, la casa real difundió a través de sus redes sociales el extracto de un discurso de 1997 de Isabel II (con motivo de sus bodas de oro) en el que explicaba la importancia del duque de Edimburgo en su vida, acompañado por una foto de ambos.

“Él ha sido, simplemente, mi fuerza y mi apoyo todos estos años y yo, y toda su familia y este y muchos otros países le debemos más de lo que él nunca reconocería o de lo que vayamos a saber”, afirmó en aquella ocasión la reina.

Además, el príncipe Carlos declaró este sábado que tanto él como la familia real extrañan “enormemente” a Felipe, a quien definió como “una persona muy especial”. La reina también manifestó su “profunda tristeza” por la muerte de su esposo y le dará su último adiós el sábado 17 de abril en el Palacio de Windsor.

0 Reviews

Más notas

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *