Condenaron a prisión perpetua al femicida que asesinó a su ex pareja y a su hijo de 6 años en Lomas de Zamora

 Condenaron a prisión perpetua al femicida que asesinó a su ex pareja y a su hijo de 6 años en Lomas de Zamora

Marco Antonio Lasserre fue encontrado culpable por el femicidio de Laura Silvana Rivero y el asesinato de su hijo, Thiago Castro, en abril de 2019. “Sentí felicidad y tranquilidad”, expresó una de las hijas y hermana de las víctimas tras el veredicto

Este martes, poco después del mediodía, Marco Antonio Lasserre fue condenado a prisión perpetua por el asesinato de su pareja Laura Silvana Rivero y su hijo de 6 años, a quienes mató a puñaladas hace casi dos años en una casa del partido bonaerense de Lomas de Zamora.

Esta mañana, los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 1 de Lomas de Zamora lo condenaron por los delitos de homicidio agravado por haber sido cometido por un hombre contra una mujer mediando violencia de género y alevosía, en perjuicio de Rivero y homicidio agravado por alevosía, respecto al hijo de ella, Thiago Castro.

Tras el veredicto, dictado a través de una videoconferencia, sus familiares gritaron “¡Laura Rivero presente! ¡Thiago Castro presente!”“Estamos muy conformes y satisfechos con la sentencia. Se hizo justicia y ahora mi hermana y mi sobrino podrán descansar en paz”, dijo Lorena Rivero, hermana y tía de las víctimas respectivamente, quien se mostró “muy agradecida” con el fiscal de juicio Andrés Procopio y con la fiscal Marcela Juan, quien fue quien lo detuvo y le dio prisión preventiva en un primer momento.

“Sentí como un alivio, pero a la vez mucha angustia. Sentí felicidad y tranquilidad. Tuve escalofríos como si mi mamá estuviera al lado mío. Se me vinieron las caras de ellos a la mente, la risa de Thiago.La verdad, fue un momento muy duro pero mis angelitos descansan en paz”, expresó en diálogo con el diario Info Región Sofía, la hija mayor de Laura, que estaba embarazada de dos meses cuando su madre y su hermana fueron asesinados.

Lasserre, de 42 años, llevaba cuatro meses en pareja con su víctima, que ya le había manifestado a su familia que tenía pensado separarse, cuando, en la madrugada del 3 de abril de 2019, se trenzó en una fuerte discusión con ella, que había ido junto al menor de sus hijos a cenar a su casa en la calle Federico García Lorca al 100 en el barrio de Parque Barón.

Mientras Laura y Thiago agonizaban, Lasserre pidió ayuda a los gritos a la familia que vivía en la casa donde él alquilaba una habitación. Cuando se acercaron a ver qué pasaba, los miembros de esa familia se encontraron con los cuerpos de la mujer y el menor en medio de un gran charco de sangre y entre restos de botellas de bebidas alcohólicas. A sus vecinos, el hombre no solo no los dejó salir, sino que los mantuvo como rehenes durante 40 minutos, en los que los amenazó de muerte también.

“Ya maté a dos y puedo matarlos a todos ustedes”, les dijo. Después Lasserre se dirigió a bordo de la camioneta Renault Express blanca de sus vecinos a la casa donde vivía Laura y, a pocos metros del lugar, en la calle Schafino al 400, perdió el control del vehículo y chocó violentamente contra un árbol, en el que la camioneta quedó incrustada. Lasserre, de nacionalidad uruguaya, en ese momento empleado como vigilador privado, fue trasladado a un hospital y detenido esa misma tarde.

Esta mañana, el fallo del tribunal coincidió con lo que había solicitado en su alegato el fiscal Procopio, quien el lunes de la semana pasada reclamó la prisión perpetua de Lasserre. Según el informe forense, Laura tenía 13 heridas de arma blanca en su pecho, cuello y brazos, mientras que el pequeño tenía otras 17 en el cuello, el pecho, sus mejillas y hombros.

Durante las audiencias, los jueces escucharon la declaración de ocho testigos, entre ellos a la exesposa de Lasserre, quien también relató un pasado de violencia de género en su contra por parte del imputado, quien de acuerdo a su relato la quiso matar.

Lasserre había conocido a Laura a través de su madre, a finales de 2018. En ese momento, ella trabajaba como empleada doméstica en la casa de la mujer. A pesar de que la familia de Laura nunca llegó a conocerlo, las pocas cosas que sabían sobre él no les gustaban.

“Ella en ningún momento me comentó que él la maltrataba, pero la controlaba mucho, era muy celoso, obsesivo. Ella andaba siempre con el celular en la mano porque sabía que él la iba a llamar para ver siempre donde estaba”, contó Lorena, hermana de Laura. “A mi casa nunca vino. Pero a mí no me gustaba porque no tenía relación con su hijo más grande y su propia madre tampoco le hablaba. Esas cosas me parecían extrañas”.

Lorena, que se hizo cargo junto a su madre de sus otros cuatro sobrinos, cree que él la controlaba con falsas promesas. Sabía que Laura quería progresar y que tal vez llegó a pensar que la relación con Lasserre era una forma de darle una vida mejor a sus hijos. Thiago, que fue asesinado por Lasserre, sufría epilepsia, por ese motivo ella estaba siempre pendiente de él y lo llevaba con ella a todos lados, al igual que el día que fue asesinada.

En el requerimiento de elevación a juicio, según publicó la agencia Télam, la fiscalía sostuvo que el acusado perpetró el hecho de una manera “aberrante” y con “total la desprecio a la vida humana”, en el que aprovechó “el estado de indefensión en el que se encontraban las víctimas que le aseguraba tanto el resultado querido como actuar sin riesgo alguno para su persona”.

Mientras contiene a su madre, cuida de sus cuatro sobrinos y atraviesa el duelo del asesinato de su hermana, Lorena, de 43 años, también lidia con sus propios miedos: ya denunció en varias oportunidades a su ex pareja, que tras haberse separado de ella comenzó a acosarla, por lo cual la Justicia dispuso una restricción perimetral y le entregó un botón antipánico. “No quiero que me pase lo mismo que a mi hermana”, dice Lorena.

Infobae

0 Reviews

Más notas

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *