13/06/2024 2:11 AM

Conflicto tras el anuncio del intendente de pagar solo un bono con los fondos de Provincia

Este martes los vecinos de la ciudad de Villa de Merlo se encontraron con la novedad que varios servicios que presta la Municipalidad no funcionaban debido al conflicto que hay entre los trabajadores y el Ejecutivo comunal. Los empleados reclamaban que la Intendencia implemente la ayuda del gobierno provincial para mejorar sus salarios y que ninguno gane menos de $300 mil. Pero el jefe comunal, Juan Álvarez Pinto, anunció que solo pagará un bono de $120 mil pesos a todos los empleados de planta permanente y contratados, además que incluirá a los funcionarios municipales, con los fondos que reciba de Provincia, por lo que no respetaría el piso salarial de $300 mil, como dice el acuerdo que firmó con el Gobierno de San Luis, la semana pasada.

Durante toda la mañana, varios servicios que presta la Municipalidad estuvieron cortados y los empleados, principalmente los agremiados a ATE y UPCN, estuvieron en asamblea permanente, dado que no tenían hasta el mediodía una respuesta por parte del Ejecutivo municipal. Los empleados no quieren el bono de $120 mil, sino que se respete el acuerdo que firmó Álvarez Pinto con el Gobierno, el “Tratado de La Toma para la Lucha contra la Pobreza” para subir considerablemente los salarios de los trabajadores municipales sobre la línea de la pobreza.

La semana pasada el jefe comunal fue uno de los doce intendentes opositores entre los 63 que lo rubricaron en Terrazas del Portezuelo, con el compromiso de hacerlo llegar a sus trabajadores

Marcelo Quiles, empleado de la Intendencia y delegado de la Junta Interna de ATE, comentó que desde que el intendente les informó que solo pagaría un bono y no se haría el reajuste salarial, pidieron tener un encuentro con Álvarez Pinto desde el viernes y conocer el alcance de lo que anunció y cómo se iba a implementar el acuerdo que él firmó.

Ante esto, no tuvieron respuesta el lunes y por eso este martes resolvieron realizar una asamblea y un cese de actividades que alcanzó varias áreas de atención al público, Recolección de residuos, Bromatología, Juzgado de Faltas, Espacios Verdes, Corralón y Deportes, entre otras.

El delegado de ATE indicó que pasado el mediodía, el intendente solo se reunió con el personal de Recolección y con quienes llegó a un acuerdo, sobre temas que tenían pendientes de esta área. “Cuando nos enteramos que estaban reunidos nos dirigimos hasta el lugar, pero no nos dejaron acceder ya que nos dijeron que no éramos bienvenidos. Que él solo iba a hablar con esta gente dado que nosotros ‘distorsionábamos todo’”, señaló Quiles. Ante esto, los trabajadores de ese sector levantaron el cese de actividades y salieron a la calle. “Esto provocó el enojo en las otras áreas que seguíamos reclamando” comentó el delegado de ATE y agregó que se sintieron amenazados, ya que Álvarez Pinto les dijo que “esto era un paro, cuando nosotros hicimos una asamblea y que teníamos que lidiar con las consecuencias”.

Quiles comentó que Álvarez Pinto les señaló que “él no estaba incumpliendo en nada y que este fin de semana —cuando finalice el mes— iba a pagar los haberes con el 20% que habían acordado, y que como Provincia no había enviado el dinero, no lo iba a pagar lo que no tenía. Pero después nos sale que este 20% que habíamos acordado, preacuerdo con el gobierno provincial, lo va a descontar del bono, porque para él lo que firmó con el Gobierno es un bono, no una recuperación salarial como lo dispuso el Estado provincial”.

Al no ver una respuesta por parte del Municipio y que uno de los sectores volvió a trabajar, los demás empleados que se encontraban reunidos en el Corralón levantaron también el cese de actividades. “El intendente, muy astutamente, rompió la asamblea y acordó con una sola área y nos dijo que no va a acordar con los gremios y nos trató de ‘agitadores seriales extorsivos ’, cuando lo único que queremos es la recomposición salarial que él firmó, para que lleguemos al piso de $300 mil”.

“Nosotros habíamos acordado un aumento del 50%, pagado en tres cuotas, una del 20% y dos del 15% para este trimestres, esto antes que firmara el acuerdo la provincia, pero ahora nos dice que con este bono de $120 mil se incluiría este aumento”, comentó Quiles y agregó que el intendente les dijo que en el convenio que leyó “no está escrito en ningún lado que tiene que llegar al piso salarial de $300 mil, que solo leyó que se tiene que llegar al índice de la pobreza”.

El delegado de ATE señaló que  Álvarez Pinto le indicó que lo que reciba de la Provincia lo va a repartir “entre todos los trabajadores incluidos sus funcionarios y que va a distribuir los fondos como él lo decida”. Aunque uno de los puntos del “Tratado de La Toma para la Lucha contra la Pobreza”, es que este dinero va exclusivamente a los salarios de los trabajadores municipales.

Además los reclaman que no se ha dado a conocer el listado total de personal de planta permanente y contratada que serían beneficiarios con el bono.

SEGUI ESCUCHANDO: FMLAFINUR