Dieta vegana: en enero el precio de la carne subió un 30%

 Dieta vegana: en enero el precio de la carne subió un 30%

GENTILEZA EL DIARIO DE LA REPÚBLICA. LINK DE LA NOTA AQUÍ.

Afirman que los incrementos se deben a la apertura de exportaciones del Gobierno de Macri y al exceso de lluvias en el noreste y el Litoral. Esperan más reajustes.

En menos de un mes el precio de la carne tuvo dos aumentos y alcanzó una suba aproximada del 30 por ciento. Afirman que se estiman dos incrementos más en las próximas semanas que llevarían la media res un 50 por ciento más cara. Los carniceros aseguran que la manera de consumir cambió y sus clientes no compran por kilo, sino por cantidad de bifes o de pesos. Manifestaron que los reajustes se deben a varios factores: la apertura de las exportaciones que hizo el gobierno nacional y la venta en dólares, por las inundaciones en el noreste del país y por los costos de luz y transporte. 

El 2019 empezó con un salto en el valor de la carne que “ensangrentó” los bolsillos de los puntanos. Una postal común se observó ayer en las carnicerías, los carteles que deberían exhibir los precios de los cortes, estaban borrados, a la espera de una remarcación. El primer aumento no se hizo esperar y fue el 2 de enero. “Antes de irme de vacaciones pagué 105 pesos el kilo de carne, cuando volví me lo cobraron 120 pesos. Eso fue la primera semana de enero; la segunda se mantuvo y esta semana vino a 129 pesos. A mí me representa llevar la carne a un 30 por ciento más. Ayer -por el domingo- puse ofertas y las tuve que sacar. Tenía un combo de asado con diferentes cortes, chorizos y morcillas, en las que comen 8 personas, a 350 pesos, pero ahora lo tengo que subir unos 100 pesos más”, explicó Martín Jaime, dueño de una carnicería ubicada en avenida Lafinur, que pasó de pagar la media res de 10.000 a 13.000 pesos.

Aseguró que si siguen los aumentos tendrá que cerrar porque no le es redituable el negocio. “Estoy desesperado, este es un negocio familiar, vienen a trabajar mi señora, mi suegra y yo. Tengo un chico que viene medio día y de alquiler pago 20 lucas, más 15 de luz ¿Cómo hago? Voy a tener que cerrar”, dijo desesperanzado.

Mientras, para tratar de paliar un poco la suba y poder ofrecer cortes más baratos, uno de los proveedores de Jaime fue a buscar precios en Carnes San Luis (Ver “Para ahorrar…”) y encontró algunos. “El domingo el abastecedor de carne me mandó un mensaje donde me decía que mañana se va a 150 pesos y que hablan de llevar el kilo a 170. Me dice que me organice para bajar más, pero no puedo amontonarla porque se pone fea”, expresó.

“Si se va a ese valor de costo, tenés que hacer un promedio para ponerle un precio al público. Si pagás 170 pesos el kilo, por ejemplo, la milanesa la tenés que vender a 350 y el lomo más arriba. Pero el puchero no lo podés vender 350, entonces lo ponés a menos de lo que lo pagás y un kilo a 200 pesos me parece una locura. La semana pasada tenía una oferta de dos kilos de molida a 260 pesos, hoy está al costo, no me quedó otra que borrar el cartel”, indicó Jaime.

Agregó que la gente consume, pero cambió la forma de comprar. “En vez de comprar un kilo de milanesa te compran un cuarto o 3 bifes. Al primer aumento, mucho no lo sintieron los clientes, igual nadie dice nada”, señaló.

En la carnicería que está en Caseros y Lavalle, experimentaron algo similar con sus proveedores. “Tuve dos aumentos uno el dos y otro a la semana siguiente que fueron más o menos de entre un 25 y un 30 por ciento y me comentaron que habría otro más, pero espero que no. A la gente ya no le importa, pregunta cuánto es y te paga. Pasa que con la carne tenés algunos precios que son muy baratos en ciertas cosas y caros en otras. Por ejemplo, la media res se paga $120 el kilo y la molida la vendemos a $120; el asado surtido $125 y la costilla $200 y pico, en promedio te da entre un 25 o un 30 por ciento. Pero acá en el centro tenés de todo; gente que puede y la que no. Algunos vienen y compran costillas de todo, pero hay otra que lleva 50 pesos de molida por día, esa es la diferencia y se compensa lo accesible con los más caro”, expresó José, uno de los vendedores.

En la carnicería de Lavalle antes de Rivadavia, Martín Olivera, encargado de la caja del local, manifestó que si bien él no es quien compra la carne, si le pasaron dos listas de precios diferentes en dos semanas. “La verdad que la gente es como que está acostumbrada, pero si se nota que vienen menos”, reconoció.

redaccionradio

0 Reviews

Más notas