18/05/2024 4:19 AM

En un año, entregaron casi veinte dispositivos duales

Empezaron a implementarse en la provincia en octubre de 2022. Es a través de órdenes judiciales. Permiten el cumplimiento de las restricciones de acercamiento.

El Ministerio de Seguridad de San Luis, junto a la Secretaría de la Mujer, Diversidad e Igualdad, anunció en octubre del año pasado la implementaron de los dispositivos duales para episodios de violencia de género de alto riesgo. Desde ese entonces, a través de órdenes judiciales, repartieron 18 aparatos que permiten el cumplimiento de medidas cautelares o de restricción de acercamiento. Según detalló el jefe de Área del Sistema de Alerta Temprana, Daniel Villavicencio, la mitad de las entregas obedecen a casos de abuso sexual agravado. Actualmente, hay 15 en vigencia, los demás fueron entregados a la Justicia que no renovó la medida.

Para graficar cuando se habla de casos extremos, Villavicencio mencionó que se refieren a situaciones que ponen en riesgo la vida de la persona que ha sido víctima de violencia. En ese caso, y porque el juez lo considera, le entregan a la denunciante un dispositivo similar a un celular que tiene dos chips y otro al agresor junto con una tobillera electrónica, parecida a las que disponen para arrestos domiciliarios.

“Todos son rastreadores GPS, al denunciado se le coloca una tobillera en el caso de que deje el celular y emita la alerta. El dispositivo tiene un detector de cuerpo y si se lo arranca, nos avisa, y de inmediato resguardamos a la víctima. Enviamos un móvil policial a su domicilio o donde esté”, explicó el funcionario.

Estos dispositivos se implementaron para que las personas que fueron denunciadas por casos de violencia de género no puedan acercarse a sus víctimas. Pueden darse varias situaciones: en el caso de que el agresor deje el celular y decida ingresar a menos de 500 metros de donde está la víctima la tobillera electrónica emite una alerta de emergencia y de inmediato es abordado por un móvil policial (ya que el dispositivo dos cuenta con GPS). Si el agresor deja descargar el celular y se apaga, también recibe la notificación y la Justicia se comunica con él para advertirle del incumplimiento. Por último, si la persona se saca la tobillera y deja el celular, se establece una comunicación con el 911 y envían refuerzos para resguardar a la víctima.

“Nosotros configuramos para que a los 500 metros largue la advertencia de que el agresor ha ingresado a la zona de exclusión, a la zona en la que no puede estar. La mujer no tiene que activar nada. Solamente lo tiene que tener consigo porque es automático, mientras los dos tengan los dispositivos podemos actuar con anticipación”, señaló Villavicencio.

Por otro lado, el funcionario aclaró que hubo arrestos por incumplir las normas que establece el uso de los dispositivos duales. “Todas fueron por incumplimiento y no porque el agresor tuvo contacto con la víctima. Tuvimos un caso en que se arrancó el dispositivo y a nosotros nos saltó la alerta. Fue el móvil al domicilio y no lo encontró. Entonces obviamente se mandó otro a la persona en situación de violencia. Después lo encontraron y lo arrestaron. Siempre actuamos para resguardar a la víctima; no la dejamos sola”, concluyó.

El Diario de la República

SEGUI ESCUCHANDO: FMLAFINUR