Los celíacos y sus dificultades para adquirir comida o salir a cenar

 Los celíacos y sus dificultades para adquirir comida o salir a cenar

Un pan de medio kilo sale $380. Quienes tienen la afección aseguran que ir a un restorán es una odisea.

Comprar los alimentos o salir a cenar fuera de casa para los celíacos es toda una odisea. Quienes padecen esta enfermedad aseguran que no solo los productos son más caros que los comunes, sino que por lo general los locales gastronómicos no ofrecen menúes especiales y no cuidan la contaminación cruzada a la hora de cocinar. Este miércoles se conmemora el día mundial de esta afección.

En noviembre del año pasado, María López, de 35 años, descubrió que era celíaca gracias a un estudio, aunque precisó que antes de que se lo detectaran tuvo varios síntomas, como cansancio, falta de energía, anemia, problemas intestinales, entre otros. “No me daba cuenta de que la harina me hacía mal”, dijo María, quien resaltó que en su familia este alimento está presente en casi todas las comidas del día. “Ellos no conocen otra forma de cocinar. Para la mayoría de la gente está mal visto no consumir almidón”, expresó.

Para ella ha sido todo un cambio y un aprendizaje, dado que las texturas no son las mismas y la elaboración de los productos es totalmente diferente. Remarcó que el grupo de Facebook “Celíacos San Luis” fue de gran ayuda, porque supieron orientarla sobre los comercios que venden productos sin trigo, avena, cebada ni centeno (TACC), como también lugares para comer afuera. “La mayoría de los locales gastronómicos a los que iba siempre no tenía un menú para celíacos. Optaba por pedir papas fritas, pero me explicaron que las preparan en un aceite que contiene gluten. Algunos ofrecen viandas empaquetadas, porque no las preparan en el momento”, precisó.

Muchos locales no cuentan con una cocina específica para la elaboración de estos alimentos, por eso se produce la contaminación cruzada. “Una vez pedí un plato y no cumplía con las medidas de seguridad. Al probarlo se me cerró el pecho, tuve alergia y me empezó a doler el estómago”, recordó.

Otro de los problemas a los que se enfrentan quienes sufren esta enfermedad son los elevados costos de los productos. María resaltó que la diferencia de precio es muy grande, debido a que, por ejemplo, un pan tipo casero de medio kilo ronda los 380 pesos, un paquete de galletas pepitas de 200 gramos sale 150 pesos, mientras que otras de arroz están en $120 y la premezcla para panificados o pastas de un kilo cuesta $220.

“Es complicado ser celíaca. Falta información y más concientización sobre esta enfermedad que afecta a muchas personas”, acentuó.

La responsable de la filial de San Luis de la Asociación Celíaca Argentina (ACA), Laura Rodríguez, quien tiene 35 años, manifestó que esta problemática no solo sucede en San Luis, sino también en otras provincias. Expresó que aunque muchos gastronómicos tengan la voluntad de hacer un plato libre de gluten, es difícil que cumplan con todas las medidas de seguridad. “Con la cantidad de harina que usan en una cocina común y corriente es muy complicado. Hasta la misma ropa del chef puede estar contaminada”, comentó Rodríguez. Y detalló que la dieta para un celíaco es muy cara.

“Un kilo de harina para nosotros sale 300 pesos, mientras que la común ronda 70 pesos. Es mucha la diferencia”, resaltó la responsable de ACA.

Según su experiencia, es sumamente frustrante salir a comer afuera, ya que muchas veces el pedido que se le hace al mozo no llega de la manera correcta a la cocina y es allí donde empieza el problema.

“Pedís un plato de celíaco y te traen uno común, se confunden. Además, no hay oferta, primero porque no es seguro y después, por lo general te dan un bife de pollo con tomate y lechuga, para eso me quedo en mi casa”, afirmó. “En el caso que no puedan ofrecerlos, podrían buscar empresas que hagan comida empaquetada y el alimento llegaría a la mesa totalmente cerrado”, dijo.

La celiaquía es una enfermedad crónica intestinal que no tiene cura. Los diagnosticados deben seguir una dieta estricta que no incluya harinas de trigo, avena, cebada ni centeno. Según el Ministerio de Salud de la Nación, una de cada cien personas es celíaca.

0 Reviews

Más notas

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *