18/05/2024 3:09 AM

Los cigarrillos sueltos cuestan 70 pesos, pero las ventas no merman

Aunque algunos se consiguen por $50, son de marcas alternativas. Hay quejas porque no aceptan pago digital.

Afecta la salud, no es recomendado por ningún especialista, pero aun así es un producto que no necesita publicidades. La inflación ha llevado su valor a más del 100% en cuestión de meses, pero es de los más vendidos en los kioscos. Sin embargo, las quejas resuenan, no solo por el costo de los atados, sino también por lo que implica la modalidad de venta suelta.

Para conocer el panorama, El Diario de la República concretó un sondeo. “Las primeras marcas se venden en $70, en general. Los precios se mantuvieron desde la última suba. Más allá de los valores, el consumo sigue siendo el mismo y el cigarrillo suelto se vende igual que siempre”, indicó Carlos Torranzo, quien atiende un negocio en el microcentro.

Otros lugares los comercializan por el mismo monto, pero lejos de ser productos de primera calidad, son de marcas alternativas. En el paladar de cualquier fumador se siente. “El vicio puede más. En mi caso, no fumo mucho; siempre compré suelto. Lo que me molesta es que vendan de mala calidad a precios que son una locura”, dijo Federico Pérez, un vecino que se encontraba en un kiosco céntrico. Cabe remarcar que para mayo, un cigarrillo suelto oscilaba los $40.

La última actualización en atados se dio en octubre, que fijó un 16% más. Así, en la línea Bat, opciones como Lucky Strike Blanco Box 20, Lucky Strike Blanco KS 20, Lucky Strike Convertibles Box 12 y Lucky Strike Purple Mix Box quedaron en $1.100, $1.000, $700 y $1.200, respectivamente.

Los Rothmans van entre los $800 y los $1.000, según el tipo de producto. Mientras que en Camel se consiguen entre los $800 y $1.300.

En la línea Massalin, un atado de Parliament RCB o Parliament Super Slims 100 (Virginia) cuesta $1.400. En Marlboro, las alternativas van de los $700 a los $1.300, según el tipo y cantidad. Philips Morris varía entre $700 y $1.100; Chesterfield va entre $600 y $1.000, y los Harmony (tanto en la versión colorados y dorados negros) cuestan $800.

Si bien por las subas algunos han fluctuado sus hábitos de consumo, son más los clientes que cambiaron de marca frente a los que se volcaron a comprar suelto. Aun así, las ventas no merman. “Podría decir que los cigarrillos no han tenido pérdida. El fumador va a fumar aunque los atados lleguen a 2 mil pesos, es así”, opinó Walter Quiroga, quien trabaja en una despensa de la ciudad.

► Quejas por los pagos

La mayoría de los negocios no aceptan transacciones con QR ni tampoco Mercado Pago o débito para los cigarrillos. Son escasos los que no tienen inconvenientes para la venta. Esto genera malestar en los clientes. “A veces no ando con billetes y es muy

desagradable tener que devolver el producto. No entiendo, la plata es la misma”, lamentó Sonia Amaya, una fumadora consultada.

El Diario de la República

SEGUI ESCUCHANDO: FMLAFINUR