30/11/2023 2:09 PM
SEGUI ESCUCHANDO: SEGUI ESCUCHANDO: FMLAFINUR

Lucio Dupuy: confirman las perpetuas para las condenadas

El Tribunal de Impugnación Penal (TIP) de Santa Rosa confirmó este martes las condenas aprisión perpetua para Magdalena Espósito Valenti y Abigail Páezpor el homicidio del niño Lucio Abel Dupuy, ocurrido en 2021 en esa ciudad pampeana.

El TIP de Santa Rosa decidió, a su vez, que la condena a Espósito Valenti, madre de la víctima, sea también por el delito de abuso sexual, del que había sido absuelta inicialmente. 

“Además, se agravó la calificación legal de ese delito (abuso sexual) al sumarle la figura de gravemente ultrajante”, informó el tribunal en un comunicado de prensa.

El fallo fue adoptado por la Sala A del mencionado tribunal, conformada por los jueces María Eugenia Schijvarger y Mauricio Piombi, acompañados por la secretaria María Elena Grégoire, que aceptó todos los planteos de la fiscalía, admitió parcialmente los de la querella y rechazó los cuestionamientos de las defensas de las imputadas.

Una de las cuestiones que había pedido la querella y que el TIP rechazó fue sumarle a la calificación el agravante del “odio de género”.

Las condenas iniciales y el pedido de la fiscalía y la querella

En febrero pasado, el Tribunal de Audiencias de Santa Rosa había condenado a Páez y Espósito Valenti a prisión perpetua. 

En el caso de Páez, la condena fue por el delito de “homicidio doblemente calificado por alevosía y ensañamiento, en concurso real con el delito de abuso sexual con acceso carnal por vía anal, ejecutado con un objeto fálico, agravado por tratarse de la guardadora y por haberse cometido contra un menor de 18 años de edad, aprovechando la situación de convivencia preexistente”.

En el caso de Espósito Valenti, en cambio, la condena fue por “homicidio triplemente calificado por el vínculo, alevosía y ensañamiento”, mientras que había sido absuelta por el delito de abuso sexual por el beneficio de la duda.

Al impugnar la sentencia absolutoria del delito de abuso sexual, la fiscal Mónica Rivero consideró que se valoraron erróneamente las pruebas en el contexto en que se produjo el homicidio y dijo que “si el tribunal dio por acreditado que Lucio sufrió lesiones por los abusos sexuales padecidos en el ámbito intrafamiliar –incluso afirmó que esas agresiones se produjeron también el día de su muerte–, ‘sería ilógico pensar’ que la madre desconocía esos hechos”.

Este martes, en consonancia con los planteos de la fiscalía, el Tribunal de Impugnación Penal de Santa Rosa “confirmó las condenas a prisión perpetua para Espósito Valenti y Páez por el homicidio de Lucio y, a su vez, le agregó a la madre el delito de abuso sexual gravemente ultrajante por las circunstancias de realización, con acceso carnal“, informó el TIP en un comunicado. En el caso de Páez, mantuvo la misma calificación, con el agregado del abuso gravemente ultrajante.

Esta decisión, dice el comunicado, se tomó después de valorar las pruebas reunidas durante el juicio oral, escuchar las declaraciones testimoniales, ver filmaciones de las cámaras del lugar y leer y oír los mensajes entre las acusadas, lo que permitió comprobar que “efectivamente Espósito Valenti también abusó del pequeño, ya que el horario de la muerte indicado por el médico forense situó a ella en el departamento al momento en que ocurrieron tanto los golpes que terminaron siendo mortales, como la agresión sexual”.

Los jueces del TIP valoraron, además, que según las conclusiones de la autopsia el niño también fue agredido sexualmente durante las semanas previas al 26 de noviembre.

Con respecto al recurso del querellante particular José Mario Aguerrido, en nombre del padre de Lucio, Christian Dupuy, el TIP le dio la razón al sumarle el abuso sexual a la madre, pero le denegó un cuarto agravante (“odio de género”) por entender que los testimonios de las psicólogas en el debate fueron “muy claros” al respecto. 

La justicia rechazó los planteos de la defensa

Las defensoras oficiales María Silvina Blanco Gómez y Alejandra Moyano González, en representación de Páez y Espósito Valenti, respectivamente, habían planteado que existió una actividad procesal defectuosa, con anomalías en la realización de una biopsia y en las conclusiones de las entrevistas efectuadas por psicólogas y psiquiatras a las imputadas, en la prisión de San Luis donde permanecen alojadas.

Además, habían afirmado que era inconstitucional que en el fallo no se fijara la cantidad de años que significa la prisión perpetua.

Moyano González también había pedido que Espósito Valenti sea absuelta por el homicidio, con el argumento de que no estuvo en la casa familiar cuando Lucio fue golpeado; y Blanco Gómez que Páez sea condenada por homicidio preterintencional, es decir sin intención de matar.

“El TIP, en la extensísima resolución, descartó con fundamentos cada uno de esos planteos y, remitiéndose a precedentes del propio Tribunal, del Superior Tribunal de Justicia y de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, reafirmó la constitucionalidad de la prisión perpetua en el país“, indica el comunicado oficial sobre este nuevo fallo.

Muerte de Lucio Dupuy

Lucio fue asesinado el 26 de noviembre de 2021, cuando tenía 5 años, en la casa de la calle Allan Kardec al 2300 de Santa Rosa, donde vivía con la madre y su pareja.

La Justicia pudo establecer que Lucio fue visto por última vez a las 17.32 y que entre esa hora y las 19.40 fue golpeado brutalmente por ambas imputadas.

A las 19.40 ambas imputadas salieron del departamento sin Lucio: Páez llevó en moto a su novia al trabajo de moza en el restaurante de un hotel de la capital pampeana y volvió sola a las 20.49, cuando intentó reanimar al niño y lo metió bajó la ducha.

A las 21.30, Páez salió con Lucio en brazos para el centro asistencial del barrio Río Atuel, anexo al departamento, pero estaba cerrado. En ese momento, el niño fue asistido por vecinos, quienes finalmente lo trasladaron al Hospital Evita, donde a las 21.45 se constató que ya estaba muerto.

Según determinó el tribunal, las dos mujeres participaron de la golpiza mortal y el nene recibió puñetazos, patadas y palazos, además de un pisotón en la espalda por parte de Páez (que se pudo comprobar por la marca que dejó su zapatilla), el cual le provocó lesiones internas.

De acuerdo con los peritos, la causa de la muerte fue un edema cerebral como consecuencia de politraumatismos.