“Nunca me bajé del auto a pelear, me pegaron y quedé inconsciente”

 “Nunca me bajé del auto a pelear, me pegaron y quedé inconsciente”
"Nunca me bajé del auto a pelear, me pegaron y quedé inconsciente"

El agente penitenciario José Luis Ledesma Garay dijo que su versión de lo que ocurrió el miércoles 13 en la avenida José Santos Ortiz aún no se ha conocido, y quiso brindarla en primera persona. Contó que ese día, en la ruta 3, más precisamente a la altura de la maderera Gentile, tocó a un vehículo y que dos hombres que iban en ese rodado directamente se bajaron y lo golpearon, por lo que él, para salvaguardarse, se fue del lugar con la intención de dar conocimiento a la Policía y darle solución al problema, un accidente vial que podía resolverse de forma sencilla, con la intervención del seguro. Dijo que fue perseguido y nuevamente agredido por estas personas en la avenida Santos Ortiz. “Nunca, en ninguno de los dos momentos, descendí del auto prepotente, a pelear, como se dijo. No hubo una gresca. Ni siquiera me bajé, estuve siempre sentado en el vehículo y no pude defenderme. Me golpearon a través de la ventanilla y quedé inconsciente”, aseguró Ledesma Garay.

Este sábado, en diálogo con El Diario, el agente dijo que el día anterior, es decir el viernes 15, estuvo en condiciones de hacer la denuncia en la Comisaría 3ª, que lleva adelante la investigación. “Hubo lesiones y daños. Mi vehículo quedó con más daños que el otro”, aseguró.

Ledesma Garay comentó que el miércoles aproximadamente a las 8 de la mañana fue en su auto, un Renault Megane negro, a un campo que familiares suyos alquilan en la zona sur. Allí tienen animales y quería ver si podía ingresar, ya que cuando llueve (tal como había pasado) se dificulta entrar por las lagunas que se hacen, explicó. A media mañana venía solo, de regreso a la ciudad, por la ruta 3, en dirección al norte. “Me estaba quedando sin combustible. Mi idea era cargar en la Axion de la ruta 3. Llegué al semáforo de Gentile y vi un Corsa blanco estacionado adelante mío. Largó el semáforo, y lo empecé a apurar tocando bocina, para que saliera. Parece que eso disgustó al conductor. Cuando se abrió para darme paso y empiezo a pasar, hizo una maniobra como tirándome el auto, y ahí se dio el toque al auto. Más adelante hay una verdulería y me paré, para ver los daños. Mi auto quedó delante del de él. Bajé el vidrio para ver si estaba estacionado atrás. Cuando me fui a bajar, sentí los golpes desde afuera”, relató.

0 Reviews

Más notas

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *