Piñera cambió a ocho ministros pero la protesta en Chile no cede

 Piñera cambió a ocho ministros pero la protesta en Chile no cede

Piñera removió a ocho de sus ministros. Fue como réplica al reclamo popular. Hubo marchas en varias ciudades.

Es la renovación más profunda de su segundo mandato. Sin embargo la medida no logró calmar los reclamos populares en favor de una mayor igualdad, que estallaron hace 11 días. Ayer hubo manifestaciones en Santiago, Valparaíso y Concepción.

El presidente Sebastián Piñera renovó ayer parte de su Gabinete. Es el cambio más profundo de su segundo mandato y lo hizo once días después del estallido social en su país. El recambio también es generacional: los ministros nombrados tienen menos de 50 años. La novedad no fue bien recibida: Salud, Transporte y Educación, disparadores de la revuelta popular, no fueron modificadas. Hubo protestas en Santiago, Valparaíso y Concepción. El comité de la ONU que investigará posibles abusos de parte de las fuerzas de Seguridad postergó su visita a Santiago.

Piñera pidió el sábado la renuncia a todos sus ministros, pero ninguno la presentó oficialmente. Dejó pasar el fin de semana y ayer, desde La Moneda, tomó juramento a los nuevos funcionarios. Ocho ministerios fueron alcanzados por la reforma. Dos son sensibles a los pedidos de los chilenos: Trabajo y Economía. Pero mantuvo en su cargo a los ministros de tres áreas que son pilares de los reclamos sociales. El transporte público, por ejemplo. Las manifestaciones empezaron con el aumento en el pasaje de subte, la tercera en el año, que pasó de costar 800 pesos chilenos a 830, unos US$ 1,16. Pero en la cartera de Transporte no habrá cambios. Los estudiantes piden educación y salud gratuita y de calidad. Los funcionarios a cargo de esas áreas tampoco fueron removidos de sus puestos.

“No son modificaciones profundas. Acá necesitamos una nueva política, no un nuevo Gabinete. No hay autocrítica del Presidente. Los jóvenes, a quienes tenemos que agradecer todo lo que está pasando aquí, se endeudan para estudiar. Pero qué va a cambiar si en Educación sigue la misma ministra”, dijo a Clarín Mario Disvert, empleado.

El Gabinete quedó conformado de esta manera: María José Zaldívar Larraín estará al frente del ministerio de Trabajo y Previsión Social. A Economía, Lucas Palacios Covarrubias. Felipe Ward es el nuevo secretario general de la Presidencia y se suma a su cartera Karla Rubilar Barahona. Ignacio Briones va a Hacienda. Interior y Seguridad Pública es a partir de hoy de Gonzalo Blumel Mac Iver. Al frente de Bienes Nacionales, Julio Isamit Díaz. A Deportes va Cecilia Pérez Jara. Nombres no tan nuevos: todos cercanos a la política derechista de Piñera. Sí se observó un recambio generacional en los nombramientos: todos ellos tienen entre 40 y 50 años.

“Han sido días difíciles. Hemos vivido entre el dolor y la esperanza”, dijo Piñera al abrir su discurso, luego de tomar juramento a sus nuevos funcionarios. Habló de “pequeños grupos” que vandalizaron la ciudad, habló de saqueos e incendios y de “un inmenso daño patrimonial”.

En ese contexto le envió condolencias a los familiares de los muertos durante las protestas, que para el Gobierno son 20. No se refirió a la brutal represión de parte de las Fuerzas Armadas, que él sacó a la calle. Pero sí habló de fortalecer el sistema de seguridad para “proteger libertad y derechos de la ciudadanía”.

“No tenemos nada que ocultar” dijo en relación a la visita que hará la ONU al país. Sobre esto, una noticia: el comité iba a llegar ayer, postergó su viaje. ¿Los motivos? El equipo todavía no está conformado. El Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile recopila denuncias.

Al cierre de esta edición verificaba el estado de salud de un joven de 22 años que había sido atropellado en Alameda por un camión de carabineros. Su recuento es de 1.132 heridos en hospitales, la mayoría internados por heridas de bala o perdigones.

Desde el palacio de La Moneda, Piñera insistió con su “amplia, profunda y exigente” agenda social, que no conforma a los chilenos. Habrá aumento en las jubilaciones, menor precio medicamentos, suba de sueldos para los trabajadores, más aportes para las clases altas, congelamiento de las tarifas de luz y, esperan, que de los peajes, y reducción de las dietas de los funcionarios. “Esto significa un enorme esfuerzo financiero del Estado”, dijo.

Piñera parece no haber escuchado al más de millón de personas que se juntó el viernes en Plaza Italia. La crisis social no cede en Chile. Luego de los anuncios del presidente, los militares reprimieron otra vez. Ya no hay estado de emergencia ni toque de queda en el país, pero el Ejército volvió a reaccionar con carros hidrantes y gases contra los manifestantes. Hubo choques con en los alrededores de La Moneda. También en Valparaíso y Concepción. El presidente Piñera no conforma con sus anuncios y tampoco logra conversar con los chilenos que salen a manifestarse cada tarde desde hace días. 

0 Reviews

Más notas