Siguen las quejas por la mugre y el mal olor en calle Bolívar

 Siguen las quejas por la mugre y el mal olor en calle Bolívar

GENTILEZA DE EL DIARIO DE LA REPÚBLICA – LINK DE LA NOTA AQUÍ

Comerciantes y vecinos dicen que SerBa no toma sus reclamos. La Comuna había prometido limpiar el sector. 

Al cruzar por el asfalto, las suelas de los zapatos se pegotean con la rara mezcla que copa la superficie. Y el olor es aún más desagradable. Ni hablar de los cordones de las veredas y los charcos de grasa y materia fecal que dominan las ochavas de las esquinas. Es la cuadra de calle Bolívar, entre Mitre y Caseros. La misma que el viernes pasado sufrió un derrame de cloacas y, cuyo contenido, viajó de cordón a cordón durante horas. A pesar del paso de los días, el olor y la mugre continúan. Según los vecinos, nadie de la Municipalidad de San Luis se acercó a asistirlos y tampoco atienden sus reclamos.

Ante mensajes y llamados de los residentes de la zona, El Diario de la República se acercó hasta el sector para dialogar con los vecinos y comerciantes y constató que los desechos todavía dominan la escena. Varios charcos de agua servida se secaron sobre la carpeta asfáltica frente a las ochavas y el olor es nauseabundo.

Por el paisaje y el aroma del lugar, más los testimonios de los residentes de la cuadra, todo hace prever que el camión cisterna con agua y creolina que prometió el director de SerBa, César Cabera, nunca llegó. “La idea es ir a limpiar todo el sector”, le dijo ese viernes a El Diario.

“Acá no vino nadie. Estoy todo el día trabajando en mi negocio y vivo atrás del local. Nunca vino ningún camión o alguien de la Municipalidad. Esto es un asco. El mal olor sigue y todavía hay restos de materia fecal en las esquinas. Nadie de SerBa se hizo cargo. Jamás atendieron el teléfono”, expresó Gabriela, una comerciante.

“En ningún momento vimos a alguien de SerBa. Mucho menos un camión limpiando. Además, si hubieran tirado agua con creolina, al menos, sentiríamos el olor a ese líquido y no a materia fecal. La bronca no es solo por lo que ocurrió, sino porque nadie de la Municipalidad nos brindó auxilio alguno ante la emergencia. La grasa y la mugre siguen, se lavó un poco por la lluvia, nada más”, remarcó uno de los médicos que se desempeña en la Clínica Bolívar.

“En esta zona siempre tuvimos problemas de cloacas y nunca se arregló nada. El día que estallaron, el agua sucia iba de cordón a cordón. El olor era insoportable. La gente se ensuciaba los zapatos, los pies, fue un asco. Pero nadie de la municipalidad se acercó. Yo, al menos, no vi a nadie. Solo vemos a las chicas barrenderas que limpian los costados de los cordones de la veredas, pero ellas mucho no pueden hacer”, sostuvo Cinthia, otra vecina de la cuadra que aún destila mal olor.

redaccionradio

0 Reviews

Más notas