Un hombre transgénero fue tratado por un dolor abdominal pero estaba embarazado

“Fue clasificado correctamente en el historial médico y aparece como masculino, pero esa clasificación nos distrajo de considerar sus necesidades médicas actuales”, admitió la autora del informe que expuso el caso. 

Cuando un hombre llegó al hospital con un fuerte dolor abdominal, la enfermera no consideró que se tratara de una emergencia, teniendo en cuenta que era obeso y había dejado de tomar un medicamento para la presión arterial. En realidad estaba embarazado: se trataba de un transgénero a punto de comenzar el trabajo de parto. Todo derivó en un mortinato.

El caso trágico, descrito en el número del miércoles de la revista New England Journal of Medicine, hace notar dificultades más amplias en torno a asignar etiquetas o asumir cosas en una sociedad que cada vez tiene más variantes de género en los deportes, el entretenimiento y el gobierno. 

“El punto no es lo que sucedió con este individuo en particular, sino que es un ejemplo de lo que sucede con las personas transgénero que interactúan con el sistema de salud”, dijo la autora principal del informe, la doctora Daphna Stroumsa, de la Universidad de Michigan en Ann Arbor.

“Fue clasificado correctamente como un hombre” en el historial médico y aparece como masculino, comentó Stroumsa. “Pero esa clasificación nos distrajo de considerar sus necesidades médicas actuales”.

Los hombres transgénero, que son considerados como mujeres a la hora de nacer pero que se identifican como hombres, podrían o no estar utilizando hormonas masculinas o haber tenido alteraciones quirúrgicas, tales como la extirpación del útero.

Cómo se sucedieron los hechos

El paciente, de 32 años, le comentó a la enfermera que era transgénero cuando llegó a la sala de emergencia, y su historial médico lo clasificaba como hombre. No había menstruado en varios años y había tomado testosterona, una hormona que tiene efectos de masculinización y puede disminuir la ovulación y la menstruación. Sin embargo, el hombre dejó de tomar la hormona y un medicamento para la presión arterial luego de que se quedó sin seguro médico.

Una enfermera ordenó que se le realizara una prueba de embarazo, pero consideró que estaba estable y que sus problemas no eran urgentes.