Villa Mercedes: aumenta el pan un 20% y el kilo costará entre $60 y $85

Es la segunda suba en dos meses. Aseguran que esta vez es por el incremento del costo de la harina. 

El dólar continúa escalando y los alimentos son los primeros en aumentar. A partir de este viernes, el precio mínimo del kilo de pan es de 60 pesos, es decir, un 20 por ciento más caro. Este es el segundo aumento en lo que va del año, el primero fue a mediados de junio. 

Maximiliano Viale, presidente de la Cámara de Panaderos de la ciudad, aclaró que a pesar de la suba no logran absorber la totalidad del aumento de la harina. 

“Pasamos de comprar bolsas de harina triple cero que costaban entre 860 y 910 pesos, a bolsas que hoy están entre 1.200 y 1.300 pesos. Si nos ponemos a ver, el incremento -solo de ese producto- es de un 35 y 40 por ciento y acá estamos aplicando el 20 nada más. Tenemos que pensar en la gente, pero los que seguimos perdiendo somos las panaderías”, admitió. 

La lista de precios para la venta  en los locales quedó de la siguiente manera: el kilo de pan a $60, la rasqueta (ya sea de manteca o grasa) pasó a $18 por unidad y el kilo de bizcochos salados quedó en $180. Para el reparto, el kilo subió a $50 y las rasquetas a 15 cada una. 

El presidente de la Cámara de Panaderos recalcó que se trata de montos básicos. “Depende de cada comercio. Pero por ejemplo, el pan va a rondar entre los 60 y 85 pesos”, sostuvo. A su vez aclaró que en el caso de las facturas, el valor se estancó en $180 la docena (también como mínimo), ya que el aumento afectó directamente a las harinas y no a la margarina, que es la materia prima esencial para la producción de este tipo de panificados. De todas maneras no descartó que haya un incremento en los próximos días. 

Por otro lado, Viale señaló que si bien el constante cambio en la escala de valores y en el aumento de los servicios afectan a la producción panadera, además deben lidiar con la competencia desleal de las panaderías que no están habilitadas. 

“En la ciudad hay al menos unos treinta locales clandestinos que no solo tienen al personal en ‘negro’ sino que además no utilizan materia prima saludable, algunas usan bromato, que está prohibido. Hasta incluso hay quienes tienen harina en mal estado. Esto, además de perjudicar la salud de los consumidores, nos desfavorece a quienes tenemos todo en regla y pagamos impuestos y a los empleados como debe ser. Siempre le solicitamos a la comunidad que compre en locales que cuentan con todos los permisos para trabajar. Esperemos poder hablar con el Municipio para revertir esta situación que realmente nos afecta”, reclamó. 

Viale recalcó que por la crisis, muchos comercios han tenido que disminuir su producción. “Otros tuvieron que reducir el personal, o bajar directamente la persiana. Lamentablemente esto pasa en el rubro, pero se replica en todos los comercios por igual”, opinó. 

Fuente: El diario de la República